Testigos del atentado de Manchester: «No sé cómo sobrevivimos»

Los supervivientes de la matanza en el concierto de Ariana Grande relatan su experiencia

Los helicópteros empezaron a sobrevolar el centro de la ciudad unos minutos después de las once de la noche. A partir de ese instante el ruido fue ininterrumpido. Pronto los acompañaron las sirenas de las ambulancias y de los distintos dispositivos policiales que acudieron a la zona del Manchester Arena, en el centro, pegado a la estación de trenes de Victoria, la segunda más importante de la ciudad.

Cuando aún no se conocían las consecuencias de la explosión, un testimonio dio la primera voz de alarma en la radio local: “Había cuerpos por todos lados. No sé cómo sobrevivimos. Os aseguro que no lo sé…”. Diez ambulancias subieron en fila Chapel Street hacia el lugar de los hechos. En dirección contraria corrieron los supervivientes. Unos bajando hacia Deansgate, una de las calles comerciales más populares, otros recuperando su vehículo de los numerosos parkings exteriores que rodean el Arena.

Dos de ellos, Frank y Melissa, se encerraron durante más de 20 minutos en su coche en el parking de Greengate para avisar a sus familiares. Desde allí siguieron las actualizaciones de la policía a través de las redes sociales. Hasta que no contactaron por teléfono con sus seres queridos, no emprendieron el viaje de regreso a York.

elperiodico.com

Facebook Comments