Uno de cada cinco ciudadanos que viven en Madrid son inmigrantes

Madrid, 19 dic (EFE).– Uno de cada cinco ciudadanos que viven en la Comunidad de Madrid, es decir, un 20 por ciento de su población, ha nacido fuera de España, en concreto en 187 países diferentes.

Así lo ha señalado Gabriel Fernández Rojas, viceconsejero de Inmigración y Cooperación de Madrid, durante un acto organizado por la OIM (organización internacional para las migraciones), con motivo del Día Internacional del Migrante, que se celebró ayer, en el que han participado portavoces de diversas asociaciones.

El colombiano Fernández Rojas ha hecho hincapié en que la inmigración «no nos empobrece, sino que nos enriquece», y ha advertido de que si no tuviésemos inmigrantes en Madrid seguramente la crisis económica «habría llegado hace muchísimo tiempo».

«Vamos a salir de la crisis con el esfuerzo de todos los inmigrantes», ha vaticinado Fernández Rojas en presencia del secretario de Movimientos Sociales y Relaciones con las ONG del PSOE, Pedro Zerolo, quien ha hecho énfasis en la necesidad de «construir el concepto de ciudadanía» sobre valores inclusivos».

Ese es «el gran reto», según Zerolo, quien ha incidido en la importancia de «saber gestionar la diversidad».

Antes, María Jesús Herrera, jefa de misión de la OIM en España, se ha referido al informe que hizo público esta organización en Ginebra el pasado 6 de diciembre -‘Comunicar eficazmente sobre la inmigración’-, que indica que las opiniones públicas suelen sobredimensionar el número real de inmigrantes en sus países hasta en un 300 por ciento.

En el caso concreto de España, tal y como ha recordado Herrera, la opinión pública cree que un 21 por ciento de la población es inmigrante, cuando en realidad es solo el 14 por ciento.

España es un país en el que, según Herrera, en general «no se han percibido fenómenos importantes de racismo y xenofobia», aunque «sí se habla mucho de la parte negativa de la migración», de ahí que la OIM tenga como objetivo sacar a la luz su lado positivo, como su aportación a mejorar la economía.

Y máxime en este tiempo de crisis, al que se ha adaptado más fácilmente la migración, «más flexible» a la hora de cambiar de oficio que los nacidos en el país, cuyo trabajo está más enfocado a un determinada actividad.

No obstante, muchos de los inmigrantes que han perdido su trabajo y no han podido encontrar otro han decidido retornar a sus lugares de origen y lo han hecho, entre otros motivos, porque se han convertido en países emergentes, con un crecimiento económico mayor que los europeos, como Argentina, Brasil y Chile u otros como Colombia o Uruguay, tal y como ha señalado la responsable de OIM. EFE

Facebook Comments