Valladolid: Detenidas tres personas por obligar a prostituirse a mujeres dominicanas

937738_1_square

Valladolid, 30 ago (EFE).– La Policía Nacional ha detenido a tres personas que supuestamente se dedicaban a captar mujeres en la República Dominicana y, con falsas promesas de trabajo, las introducían en España para obligarlas a prostituirse y conseguir dinero que la organización invertía en compras inmobiliarias.

La cabecilla de este grupo criminal es una mujer, también dominicana y que al igual que las víctimas ejercía la prostitución en un club de alterne de Valladolid, que explotaba sexualmente a las chicas con amenazas de hacer daño a familiares de las chicas.

Esta mujer, con apoyo de los otros dos detenidos, se dedicaba a captar a mujeres de origen dominicano para su explotación sexual en España.

Los tres detenidos, en la provincia de Valladolid, engañaban a las víctimas con supuestas ofertas de trabajo y, una vez en España, las obligaban a ejercer la prostitución en clubes de alterne hasta saldar la deuda.

Uno de los métodos que empleaban para introducir a las víctimas ilegalmente en España era mediante matrimonios de conveniencia, un método que había utilizado la propia cabecilla del grupo y por el que los hombres dispuestos a casarse con estas chicas recibían una cantidad de dinero.

La investigación comenz? a finales del año pasado tras la denuncia de una mujer de origen dominicano que aseguraba ser víctima de esta organización, que había contactado con ella en su país con una falsa oferta de trabajo en el mundo de la publicidad.

Dadas las precarias condiciones económicas en las que se encontraba, con su hijo y su padre a su cargo, aceptó la oferta y viajó hasta España.

Nada más llegar al país, esta organización le informó de que había contraído una deuda de 8.000 euros por el viaje y que para saldarla debía ejercer la prostitución en un club de alterne de Valladolid bajo la amenaza de dañar a su hijo y a su padre.

Las investigaciones llevaron a los agentes hasta la cabecilla de la organización y hasta su hermana, que además fue la persona encargada de acompañar a la víctima hasta el club y explicarle su funcionamiento, así como ejercer un control absoluto sobre la chica.

Los beneficios obtenidos por la explotación de las víctimas eran enviados a la República Dominicana utilizando distintos métodos para comprar propiedades inmobiliarias en aquel país. EFE

Facebook Comments