1 de Septiembre la oportunidad de empezar de nuevo

Ramon Féliz Madera

Escrito por: Ramon Féliz Madera

Recordar el natalicio del Dr. Joaquín Balaguer, es motivo de alegría, pero sobre todo en su esencia es rendir homenaje a la vida y a vivir como fuera su ejemplo, con humildad, sencillez, amor a la Patria y a los dominicanos, esta última parte me obligan a cursar la historia y recordar a personas que como él inspiraron a mas de una nación con sus palabras de aliento, para que los seres humanos vivieran con mayor grado de felicidad, haciéndonos reflexionar con sus actuaciones que nos liberan el alma, tal es el caso de Robert Francis Kennedy un joven prominente de familia distinguida cuya carrera hacia la Presidencia de los Estados Unidos de América fue tronchada por la maldad de una actuación funesta que cegó su vida, y del cual expondré muchas de sus ideas en la continuidad de este escrito el cual espero sirva para recordar el propósito de la vida humana en recordación del Presidente Balaguer, un gran hombre injustamente valorado por muchos, que al igual como los equivocados que cegaron la vida de Bobby Kennedy han tratado sin logro alguno de restarle meritos al Líder reformista mintiendo sobre su buen ganado prestigio, con saña y violencia.

Motivado por la vida de Joaquín Balaguer necesariamente debo invocar la contraposición de la misma, y es por esto que no deseo bajo ningún concepto imponerme a nadie, tampoco desear que nadie se imponga, pues para empezar de nuevo, necesitamos muchos a los que la vida ha puesto sobre nosotros altas responsabilidades históricas, invitarnos y proponernos unos a los otros continuar y seguir el trayecto de un hombre que sintió tanto amor por la República Dominicana, que no dudó en sacrificarse, pues estoy infinitamente convencido que el país que el Dr. Balaguer tanto amó, hoy como nunca está en un trayecto de grandes peligros y que el sentimiento que albergó en su corazón nos dictan un camino a continuar, convirtiendo esos sentimientos en inspiraciones para muchas personas que necesitan una respuesta coherente de la organización política que fundara ese prohombre de la nación dominicana y que se constituye como un coloso indestructible en el firmamento nacional.

Todos los reformistas en memoria de la vida del Dr. Balaguer estamos obligados hacer lo posible y hasta lo imposible para dar esa respuesta, pues hoy los días no están para hacer política sino para trasmitir reales oportunidades a un pueblo que ha perdido la esperanza, por la irracional violencia que vivimos y contra la que lucho toda su vida el fundador del PRSC, convirtiendo la nación dominicana en una sociedad democrática, limpiando con sus gestiones de gobiernos las manchas en los corazones de hermanos que se encontraban divididos, valiéndose de grandes personas para ello, sin raza, color, ideologías, pobres y ricos, famosos, ancianos, jóvenes, mujeres, hombres, sobre todo de personas que al día de hoy son todavía desconocidos, entonces debemos hacer lo mismo.

Vivir es estar consiente para que vivimos, pues cada vez que un dominicano muere innecesariamente por manos de otro dominicano, ya sea en nombre de la Ley o desafiando a la Ley, por pasión, por malicia, o por responder la violencia, cada vez que se repite esas formas de violencia solo se degrada la nación y se revierten tantos años de sacrificio y tolerancia del hombre que a los reformistas nos enseñó el camino a la paz entre todos los dominicanos.

Es necesario para reconocer los caminos que conducen a la violencia, que somos víctimas de los que ejercen la fuerza, tolerando la violencia de los que ignoran a sus semejantes o su profesión, acogiendo como bueno la forma como se pavonean, su fanfarronería, excusándolos, sabiendo sobre todo que construyen sus vidas y la de sus familias sobre los sueños rotos de otros seres humanos, y es por esto que debemos detenernos y empezar de nuevo conforme a las enseñanzas de Joaquín Balaguer, y limpiar nuestro espíritu, renovando nuestras almas de nuestras propias equivocaciones, pues las malas enseñanzas no conducen a la igualdad, por que cuando enseñas a odiar a otros hombres o a tu hermano le dices que es inferior a ti, por su forma de pensar o sus creencias, o que difieren amenazando tus conquistas entonces se educará equivocadamente a otras personas, no como amigos sino como adversarios que temerán ser dominados y subyugados por la rin razón.

Cada día mas es por estas razones antes expuestas que a partir del 1ro. de Septiembre, los Reformistas y Balagueristas debemos empezar a dar respuestas, viendo a nuestros hermanos como amigos, a nuestros conocidos como hermanos, nunca más como extraños, pues hemos compartido muchas veces dolores, tristezas, alegrías, y ejemplo, de manera que somos una comunidad política que debemos continuar unidos realizando el esfuerzo que hicimos junto al Presidente Balaguer en beneficio de todos los dominicanos, para esto solo debemos dejar el temor y el miedo que trasmite la desconfianza, acercándonos más unos a los otros, rompiendo las barreras del desacuerdo, ya que nuestras vidas es demasiado corta y nuestras tareas demasiadas grandes para construir el bien común anhelado por el social cristianismo.

Debemos en consecuencia detener con afán la maldad que reina en nuestro país, no solo con intenciones sino con resolución, con determinación, mostrando con honor las acciones que fueron realizadas por el Dr. Balaguer, no tan solo por un espacio de tiempo sino en toda su vida, con amor y dedicación en pos del bienestar de sus prójimos y conciudadanos, ya que al final todos los dominicanos son nuestros hermanos, muchos solo comparten este pequeño espacio de tiempo que Dios nos da, y que al igual que nosotros buscan tan solo la oportunidad de ver progresar a sus hijos y familias en paz, viviendo la vida llena de felicidad, prosperidad y amor, sintiendo en sus corazones la mayor de las satisfacciones que puedan sentir, en una sociedad decente y con grandes oportunidades.

Quizás cuando, comprendamos la esencia del verdadero valor y sentido de la vida, nos acercaremos cada día mas a la filosofía de Joaquín Balaguer, y empecemos de nuevo a ver los dominicanos, solo como amigos y no como enemigos y así empezar de nuevo, iniciar un nuevo reformismo, cerrando todas las heridas y convertirnos de todo corazón en hermanos y compatriotas otra vez.

En la celebración del 106 Aniversario del nacimiento de un hombre sin igual, os digo, Dios, Patria y Libertad, que viva la memoria de Joaquín Balaguer Ricardo, que viva la República Dominicana.

Facebook Comments