6.000 euros por entrar en coche en España y 1.500 euros en balsa

euros-entrar-coche-Espana-balsa_TINIMA20130712_0153_5Ceuta, 12 jul (EFE).- La inmigración irregular tiene sus precios, como casi todo en esta vida. Los inmigrantes subsaharianos que intentan llegar clandestinamente a España saben que tienen que pagar un caro peaje antes de concluir una de sus etapas del viaje, la llegada al suelo español.

Las investigaciones realizadas por la Guardia Civil de Ceuta así como por la Policía Nacional, en base a los testimonios ofrecidos por los propios inmigrantes, han permitido determinar que las mafias que trafican con estos seres humanos han establecido sus propios precios para los viajes ilegales.

Fuentes del instituto armado han informado a Efe que las mafias cobran unos 1.500 euros por inmigrante si realizan el viaje en una embarcación a motor y 6.000 euros si lo hacen escondidos en los dobles fondos de los vehículos. Son, ahora, los precios vigentes.

La Guardia Civil tiene constancia de redes perfectamente organizadas a ambos lados de la frontera que tienen en cuenta muchos factores a la hora de realizar estos viajes: el tiempo, la hora e incluso el momento, sobre todo ahora que los musulmanes están en pleno mes de Ramadán y se estima que la vigilancia en las costas marroquíes suele «relajarse».

La mayor parte de los inmigrantes optan por el viaje en una balsa neumática con motor, aunque se ha detectado un incremento en las entradas escondidos en dobles fondos de vehículos practicados en distintas zonas como el salpicadero del coche o el motor.

No obstante, las mismas fuentes han dicho a Efe que hay inmigrantes que intentan la travesía por su cuenta, los que tienen menos poder adquisitivo, y lo hacen comprando una balsa de playa que suele costar unos 200 euros en Marruecos y menos de 100 euros si la adquieren en Ceuta para cruzar el Estrecho.

En cualquiera de los dos casos, la Cruz Roja Española en Ceuta y Salvamento Marítimo han alertado sobre los importantes riesgos que corren los inmigrantes en este tipo de travesías, sobre todo por el hecho de que salen a la mar sin tener nociones básicas sobre cómo actuar en caso de cualquier imprevisto.

«Algunos llegan exhaustos, otros con hipotermia pero generalmente todos lo hacen después de haber pasado mucho miedo durante el trayecto», reconoce a Efe el dirigente de la Cruz Roja ceutí Germinal Castillo.

En los últimos días se ha incrementado el tránsito de este tipo de balsas, sobre todo como consecuencia de las buenas condiciones meteorológicas que posibilitaban este tipo de cruces clandestinos.

Tan sólo en la jornada de ayer fue rescatada cerca de Ceuta una balsa con 10 inmigrantes subsaharianos a bordo mientras que las autoridades marroquíes rescataban a otras tres pateras en las que viajaban dieciocho inmigrantes más.

La inmigración ilegal vuelve a darle la mano al verano para que estas personas sigan agarrándose al sueño de llegar a Europa.

Rafael Peña

(Agencia EFE)

Facebook Comments