“A Miguel que no mande la carne con el gato…”

Cesar Medina, Embajador dominicano en España

César Medina
lobarnechea1@hotmail.com

Guido Gómez Mazara me dijo hace como tres años: “Como eres tan amigo de Miguel, dile que no siga mandando la carne con el gato…”. En principio no entendí el mensaje, pero más adelante me explicó la condición humana de uno de los compañeros de partido de ambos, hombre muy allegado a Vargas y de quien vaticinó lo traicionaría en la primera oportunidad.

Confieso que no me gustó el mensaje, primero porque creí que me estaba tomando de mandadero, y después porque siendo un importante dirigente del PRD, era a él a quien correspondía aconsejar al presidente de su partido.

Y entonces me recordó: “Lo que pasa es que tu amigo Miguel decidió jugársela con ese compañero (y citó a Orlando Jorge Mera) retorciendo la voluntad de la mayoría para imponerlo como secretario general, sabiendo que yo gané limpiamente.

Que espere la traición en la primera oportunidad…”. Pocos días después fue Tony Peña Guaba a Hoy Mismo. Y no se refirió ni a la carne ni al gato. Pero se quejó de lo mismo: Que Miguel había manipulado la convención para imponer a una secretaria de organización por encima de la voluntad de la mayoría. Y se refirió a Geanilda Vásquez.

Y ya en un ambiente íntimo, también se quejó Tony Raful porque fue desplazado de la presidencia en funciones del PRD que ocupaba desde tiempo inmemorial, designado inicialmente por Peña Gómez en los años 90.

Donde Miguel designó a Andrés Bautista, que andaba como alma en pena después que salió de la senaduría de Moca.

Es decir, Guido Gómez Mazara, Tony Peña Guaba y Tony Raful se sentían desplazados de las posiciones que aspiraban por la voluntad de Miguel Vargas.

Pero sobre todo los dos primeros, Guido y Peña Guaba, que se midieron en una convención y dicen que ganaron. Porque el caso de Raful es distinto porque al presidente en funciones lo designa discrecionalmente el presidente titular del partido.

Orlando Jorge Mera Miguel Vargas se echó todos los demonios encima por apoyar a Orlando Jorge Mera como secretario general del PRD.

Y por Geanilda Vásquez se echó en contra a Peña Guaba y al resto de la familia de Peña Gómez que sigue en el PRD. La queja de Peña Guaba se dejó oír en el cielo, porque decía que no podía comprender cómo un dirigente como Miguel le retiraba el apoyo a un hijo de Peña Gómez para imponer a una persona sin historia partidaria.

Y aunque Tony Raful nunca se quejó públicamente al ser sustituido como presidente en funciones del partido, no se sintió bien cuando poco después de llegar Vargas a la presidencia titular perredeísta designó a Andrés Bautista en su reemplazo.

Raful nunca ha sido pugnaz en el PRD. Y se le considera uno de los dirigentes políticos más decentes del país por su caballerosidad y trato distinguido hasta con sus adversarios más enconados.

Su hija Faride, a poco de ser sustituido Tony como presidente del PRD, se desvinculó del sector de Vargas Maldonado, del que había sido una de las más ardorosas defensoras desde mucho antes de su candidatura presidencial del 2008.

Pagan con ingratitud Bautista, Jorge Mera y Geanilda Vásquez estuvieron con Miguel Vargas hasta que perdió la convención del 6 de marzo de 2011.

Los tres, al igual que el propio Vargas, denunciaron que esa convención estuvo viciada de irregularidades que impidieron la imposición de la mayoría porque votaron decenas de miles de peledeístas a favor de Hipólito Mejía. Pero poco a poco se fueron integrando a la campaña de Mejía en la medida en que se iba acercando a la fecha de las elecciones del 20 de mayo.

Y aunque en principio los seguidores de Hipólito se negaban a cederles espacio a esos llamados “miguelistas”, al final terminaron completamente integrados al comando de campaña perredeísta.

Miguel Vargas, en tanto, se mantuvo alejado de los afanes de la campaña, aunque apoyando institucionalmente el esfuerzo de su partido. Consintió que sus principales colaboradores se integraran con Mejía, pero nunca imaginó que a días de pasar las elecciones se producirían los cuestionamientos y deslealtades de parte de quienes fueron sus principales aliados y colaboradores.

Hoy son precisamente Jorge Mera, Bautista y la señora Vásquez quienes convocan a una reunión de la Comisión Política perredeísta donde se dice será expulsado Miguel Vargas del PRD. Pero el sector de Vargas también está convocando al Comité Ejecutivo Nacional para tomar acciones disciplinarias contra los insubordinados.

A partir de estos acontecimientos nadie duda que el Partido Revolucionario Dominicano está abocado a otra gran división como consecuencia de la derrota del pasado domingo 20.

Sobre todo que cobra vigencia el mensaje de Guido Gómez Mazara: “Miguel que no mande la carne con el gato…”.

Facebook Comments