Affaire de la Iglesia Católica y el Estado dominicano “El Aborto ante Dios y la Ley”

Affaire de la Iglesia Católica y el Estado dominicano “El Aborto ante Dios y la Ley”

GetAttachmentDr. Willians De Jesús Salvador

El Congreso Nacional de la República Dominicana, aprobó la penalización del aborto, y el presidente Danilo Medina en uso y atribuciones que le confiere la constitucion de la República, procedió a observar dicha ley remitiendola de nuevo al Congreso Nacional a fin de que estudie sus objeciones a la pieza en cuestion.

La Iglesia Católica y otras confesiones cristianas, han elevado sus protestas ante el gobierno dominicano, creandose de paso una crisis entre el Estado dominicano y la Iglesia Catolica de tal magnitud que ha provocado el retiro “pausa” del enlace de la Iglesia Catolica con el gobierno dominicano.

Las relaciones del Estado dominicano y la Iglesia Católica, se remontan al nacimiento de la República Dominicana, en la Constitucion de 1844 en su articulo 38 expresa lo siguiente: “ La religion Católica, Apostólica, Romana, es la religión del Estado.”
Que significa esto? Que el Estado dominicano desde su origen se organiza como un Estado confesional. Obviamente que en una reforma constitucional posterior fue abolido el artículo 38, y entonces pasa a ser un Estado laico, es decir, un Estado sin vinculaciones directa con ninguna religion, aunque es digno de destacar que la Iglesia Católica siempre mantuvo una relación indisoluble con el Estado dominicano.

Es a mediado del siglo pasado, que se firma el Concordato de 1954 celebrado entre el Estado dominicano y el Estado vaticano, convirtiéndose a la República Dominicana en un Estado confesional de tipo concordatario.

El Concordato es un instrumento del derecho internacional, en el artículo 1 establece: «La religión Católica, Apostólica, Romana, sigue siendo la de la nación dominicana y gozará de los derechos y de las prerrogativas que le corresponden en conformidad con la Ley Divina y el Derecho Canónico.» Desde esa fecha hasta la actualidad, la República Dominicana es un estado confesional de tipo concordatario.

Independiente a esta relación contractual entre el Estado dominicano y la Iglesia Católica, las relaciones han tenido sus altas y bajas, sobre todo en los regímenes de fuerza, por ejemplo, en los últimos años de la dictadura de Trujillo, las iglesias y capillas Católicas fueron azotadas, recuerdo en mis niñez las lenguas de fuego que se levantaban en la “Ermita de San Francisco de Macorís”, que estaba ubicada en el penacho de la loma donde se inicia la carretera que conduce a la Guásuma, Cuaba y loma de Quita Espuela, era prima noche, y por estas razones el fuego se veía desde todo el valle en que esta la ciudad de San Francisco de Macorís. Los criminales formaban parte de la juventud trujillista, dicen las malas lenguas de las ancianas y ancianos del pueblo, que uno de la pirómana tenia posee de buen cristiano y siguió asistiendo a los templos católicos.

El aborto no es negociable para la Iglesia Católica y las mayorías de las confesiones cristianas, es un crimen y punto. La vida humana es sagrada, el hombre no tiene derecho sobre ella, por la sencilla razón que no es él quien la otorga, es ese ser supremo cuyo nombre es Jehová.

El tema del aborto ha enfrentado a la iglesia universal, a todo lo largo de la historia con los gobiernos y Estados más poderosos del mundo, sin que la iglesia ceda un ápice de su postura original, el debate involucra a toda la sociedad y pasa a ser un tema del debate electoral, por estas razones, es aconsejable que los candidatos presidenciales o aspirantes a ser candidatos, se manejen con la mayor prudencia en el debate, que tiene dos aspectos fundamentales, para la iglesia la ley de Dios, y para del Poder Ejecutivo, la vida humana en todas sus manifestaciones, madre e hijo.

Las posturas del gobierno y la iglesia, son como dos trenes que viajan por un mismo carril, pero en direcciones contrarias. El Comité Político del PLD, fija su posición a traves de la Secretaria de Culto, que obviamente contradice la postura del presidente del Poder Ejecutivo:

La Secretaria de Cultos del Partido de la Liberación Dominicana apoya al Episcopado Dominicano y de las Iglesias, con respecto al artículo 37 de la Carta Magna, que reza:
“El derecho a la vida es inviolable desde la concepción hasta la muerte. No podrá establecerse, pronunciarse ni aplicarse en ningún caso, la pena de muerte.”

Ahora bien lo más interesante es que la Secretaria de Culto del PLD, considera el asunto como ideológico, por lo que sospecha que grupos minoritarios. Que no respetan el valor de la vida humana, pretender pescar en rio revuelto, enarbolando valores que predican, pero que no practican, señala.

Quiero terminar con algunas interrogantes, quienes son esos grupos minoritarios que no respetan la vida humana, si las observaciones parten del Poder Ejecutivo.
Si sucede igual que en Estados Unidos y España, donde la postura sobre el aborto, ha sido un tema de campaña electoral, en pro y en contra, veremos cómo gira la oposición política al gobierno en torno al tema, por lo menos, el PLD a lo interno está dividido, pero la institución como tal, apoya a la Iglesia Católica y al Episcopado, dejando solo al presidente Medina, y tomando distancia del gobernante con respecto a sus observaciones al Código Penal.

Facebook Comments