¡Aleluya… Pasa la crisis en España!

cesarmedina-b0c1ebc861c74b18b8685c5a6f7b909cCésar Medina

Emabajador dominicano en España

 

 

 

Con millones de damnificados en el camino– gente que perdió “el ahorro, la casa, el curro”–, la crisis económica de España comienza a redimir…

Para el 2014 se proyecta un crecimiento de la economía. No será gran cosa– de apenas un 0.4 por ciento –, pero algo es algo. Y lo más importante, deja atrás definitivamente una brutal recesión que sólo recuerda la Guerra Civil del segundo tercio del siglo pasado.

El paro está registrando descensos importantes, ya anda por cerca del 25 por ciento de la población activa, algo más de cinco millones de gente sin trabajo, pero viene de casi seis millones, y en algún momento se colocó por encima del 26 por ciento.

La presión social también ha menguado, y en la perspectiva española sólo queda un agujero negro tan difícil de explicar como de resolver: los casos de corrupción que envuelven a líderes de todos los partidos, de todas las tendencias, de todas las ideologías…

No se ven ya con tanta frecuencia las protestas en las calles, la ocupación de plazas públicas, los piquetes y cacerolazos tan comunes en los últimos años. Y los desahucios por impagos a los bancos se han reducido casi a cero.

Los españoles están teniendo un respiro… O por lo menos comienza a verse una lucecita al final del túnel.

A juicio de la oposición, sin embargo, las estadísticas sobre la remisión de la crisis forman parte del “grito del ahogado… Todo el que va a morir, se alivia”.

“Es a pesar de la derecha…”


El líder de los socialistas españoles y ex-candidato presidencial de 2011, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha admitido que la economía comienza a mejorar… Pero no como consecuencia de la acción del gobierno.

“En toda Europa la crisis aparenta redimir, pero no es por la derecha… Es a pesar de la derecha…”.

La crisis económica española entra ya en su quinto año, un túnel oscuro que ha golpeado sobre todo a la clase media asalariada que en ese tiempo ha visto crecer el desempleo en casi un 20 por ciento de la población económicamente activa.

La industria de la construcción se ha desplomado, y al estallar la burbuja inmobiliaria cientos de miles de soluciones habitacionales quedaron a medio talle o sus propietarios entraron en cesación de pagos provocando una cadena de desahucios que tiró a las calles a miles de familias, en su mayoría inmigrantes asentados por décadas en la región ibérica.

Poco a poco la colapsada economía comienza a dar signos de recuperación. Al terminar agosto se habían recuperado definitivamente cerca de 200 mil empleos en el sector informal, y las proyecciones de la economía comienzan a proyectar cifras azules por primera vez en un lustro.

Queda una resaca brutal


Los resultados de la crisis han dejado una experiencia desoladora en amplios segmentos de la sociedad española.

Familias completas que hasta hace cinco años poseían sus piso y hasta dos coches en su aparcamiento, lo perdieron todo…

La frase “sin ahorros, sin casa, sin curro…” es muy sintomática en una nación de 46 millones de habitantes que hasta hace unos años proyectaba el mayor dinamismo económico de la región, superada sólo por la Alemania unificada.

De sus más de dos millones de inmigrantes latinos, se considera que casi la mitad ha retornado a sus países de origen debido a la crisis. A Ecuador, que hace cinco años tenía casi 800 mil residentes en España, ha regresado más de la mitad.

Se calcula que de la República Dominicana han vuelto a casa unos 30 mil, de 180 mil que vivían en España al comenzar la crisis.

Facebook Comments