Analizando el discurso del Presidente

Miuris (Nurys) Rivas

No voy a hablarle de Odebrecht, no rozaré tampoco Bahía de las Águilas o Catalina, de eso ya se ha dicho mucho. Me he leído de principio a fin su discurso y pretendo tocar puntos más humanos, para lo cual usaré algunos párrafos de su propia alocución.

Empezaré por una frase que fue parte de su campaña y caló en muchos votantes:
“Sigamos haciendo lo que nunca se ha hecho”:

Ciertamente usted ha logrado grandes cosas en el país creando además formas diferentes de trabajar. Pero falta muchísimo por hacer, le hablo de la gente a la que no llegan los beneficios de sus proyectos. Son la mayoría Presidente y no es que usted tenga la culpa, es que sus funcionarios cercanos le encierran en un círculo al que solo penetra quien ellos decidan.

Usted dijo “Ha llegado el momento de creer en nosotros mismos”:

Cómo hacerlo cuando se tiene un cúmulo de proyectos fracasados, unos por falta de trabajo, otros porque carecen de protección para salir adelante, con una autoestima por el suelo, es imposible “creer en nosotros mismos”. Con las alas rotas no se puede volar Presidente.

“Podemos tener nuestro propio sueño dominicano y podemos hacerlo realidad”:

Admiro su optimismo Danilo Medina, sin embargo, quimeras es lo que la mayoría de dominicanos, puede darse el lujo de tener, quizás si algún espejismo pueda albergar sea el de ganarse la loto, hacerse pelotero, o meterse a político. Verdaderamente hay “sueños que nos están vedados”.
“Yo siempre he tenido la certeza de que somos capaces de hacer grandes cosas. Y en el 2012, el pueblo dominicano decidió creer en nuestro proyecto y apostar a que SÍ se podía cambiar”:
Le doy la razón en esa idea, sobra coraje al dominicano para luchar y lo hace, se despedaza la vida trabajando si le dan la oportunidad y el cambio de su vida, de su familia y por ende del país, SI SE PUEDE.
“Hasta hace muy poco, si la gente quería sacar adelante un proyecto, tenían que tomar préstamos con usureros o peregrinar en busca de apoyo. Nosotros hemos salido a buscarlos. Les hemos dicho, quédense aquí, en su tierra, necesitamos de su trabajo y necesitamos de sus cultivos. Y no se preocupen, porque toda la ayuda que necesiten para ponerse a producir, nosotros se la vamos a dar”:
Aunque usted se refiere a agricultores, quiero tocar un punto crítico que encaja en el renglón de “peregrinaje”, porque tengo un reclamo que hacerle y es que usted en su largo discurso olvidó a esa legión de dominicanos excluidos hasta de su tierra, los que se ven obligados a abandonar su país porque en el suyo todas las puertas se les han cerrado.

Facebook Comments