Francisco del Rosario Sánchez: «Yo soy la Bandera Dominicana»

  • “Entro por Haití porque no puedo hacerlo por otra parte;más, si la maledicencia buscare pretexto para mancillar mi conducta, responderéis a cualquier precio diciendo en alta voz, aunque sin jactancia, que soy la bandera dominicana.”

 

Madrid. Francisco del Rosario Sánchez (9 de marzo de 1817 – 4 de julio de 1861) fue un abogado, político y activista dominicano, quien junto a Juan Pablo Duarte y Matías Ramón Mella, es considerado como uno de los Padres de la Patria de la República Dominicana.

Sánchez es considerado como el segundo líder de la Guerra de la Independencia Dominicana contra la ocupación haitiana y un estratega político. Tomó las riendas de la lucha tras la ausencia de Duarte, proclamando la independencia en la Puerta del Conde el 27 de febrero de 1844.

Sánchez fue sobrino de la también activista María Trinidad Sánchez. Tuvo seis hijos. Se formó con abogado y hablaba latín y francés. Sus defensas como abogado fueron notables.

Por ser un ferviente luchador a favor de la libertad del país oponiéndose contra la anexión propuesta por Pedro Santana, le constó varios exilios y finalmente la muerte. Su visión por la causa era el típico objetivo del republicano del Siglo de las Luces.

No se  conoce cuándo comenzó su acercamiento con Duarte, pues no fue fundador de la sociedad secreta La Trinitaria.  Sin embargo,  Sánchez se convirtió en un hombre de la confianza de Duarte, pasando a ser el segundo del movimiento independentista.

Cuando  Duarte se exilió en 1843  en Curazao por temor a ser arrestado,  Sánchez asume la dirección de  La Trinitaria.

El 24 de febrero de 1844 los trinitarios eligen a Sánchez como  comandante de armas con el rango de coronel y deciden que éste presidiera la primera Junta de Gobierno.

El 27 de ese mismo mes, los trinitarios se dirigen a la Puerta del Conde donde Sánchez iza la bandera dominicana vociferando el lema ¡Dios, Patria y Libertad!, con lo que   fundan la República Dominicana.

Pero después de esta proclama se intensificaron las  luchas  por apetencias personales y Duarte, Sánchez y Mella fueron expulsados del país, iniciando un extenso calvario. Años más tarde regresa al país, retoma  la política y ocupa cargos de Gobierno.

 

“Cuando escuchen el nombre de Juan Pablo Duarte, persígnense, pero cuando escuchen el nombre de Francisco del Rosario Sánchez, arrodíllense”, decía a sus nietos don Virgilio -Cucho- Álvarez, ciudadano descendiente de restauradores.

Sánchez es considerado como el segundo líder de la guerra dominicana contra la ocupación haitiana y un estratega político.

Al enterarse de la Anexión a España, regresó del extranjero (donde había sido derrotado por Santana), y organizó una invasión que penetró por Haití.

Por esta razón Sánchez se expresó así:

“Entro por Haití porque no puedo hacerlo por otra parte;más, si la maledicencia buscare pretexto para mancillar mi conducta, responderéis a cualquier precio diciendo en alta voz, aunque sin jactancia, que soy la bandera dominicana.»

Al fracasar la invasión, Sánchez fue hecho preso en El Cercado, y de allí llevado a San Juan de la Maguana, en cuyo cementerio fue fusilado al igual que sus compañeros  el 4 de julio de 1861 a las cuatro de la tarde. Fundador y prócer dos veces de la República, con la entrega de su vida en el martirologio de San Juan, entró en la inmortalidad como ejemplo inigualable de nuestra historia.

Sus restos reposan en el Mausoleo del Altar de la Patria junto a los de Juan Pablo Duarte y a los de Matías Ramón Mella.

 

9 mar/amodom/

Facebook Comments