Bruselas lanza un ‘superfondo’ para salir de la crisis dotado con 750.000 millones

La Comisión Europea avanza los detalles del fondo con cargo a los Presupuestos europeos que busca acelerar la salida de la crisis.

Una respuesta más ambiciosa de lo previsto. La Comisión Europea (CE) ha lanzado su plan de recuperación contra la crisis del Covid-19 valorado en 750.000 millones de euros, con 500.000 millones en transferencias directas a fondo perdido para los Estados Miembros, préstamos a los países por 250.000 millones y presenta un instrumento con el que rescatar empresas europeas atrayendo capital privado. Las cifras han sido avanzadas por el comisario de Economía, Paolo Gentiloni, a través de su cuenta en Twitter y que serán detalladas por la presidenta Ursula von der Leyen a las 13:30 horas en el Parlamento europeo.

Tras dos semanas de retrasos, presiones del Parlamento Europeo, una propuesta como guía de referencia de París y Berlín y el no de los cuatro frugales liderados por Países Bajos a cualquier tipo de mutualización de deuda, la UE ya tiene su Fondo de Recuperación contra la crisis económica provocada por la Gran Reclusión de la Covid-19.

Para alcanzarla, el Fondo de Recuperación estará integrado dentro del Presupuesto Plurianual de la UE y Bruselas saldrá a los mercados para emitir deuda como nunca antes había hecho. Ahora la pelota está en el tejado de los gobiernos, que comenzarán a negociar con la vista puesta en una futura Cumbre presencial en Bruselas antes del verano. Y para que todo este plan económico entre en funcionamiento el 1 de enero de 2021. Aunque antes ya habrá un ‘instrumento puente’ para lanzar miles de millones ya desde septiembre aprovechando recursos sin gastar de la UE.

Los subsidios a fondo perdido alcanzarán los 500.000 millones de euros. Y se completarán con préstamos. Una forma de contentar tanto a España, Italia y Francia como a los Países Bajos o Austria. Porque cada país accederá voluntariamente a estos fondos europeos, y deberá presentar un plan de inversiones y reformas ante la Comisión. La vigilancia bruselense será con manga ancha, viendo que se cumplen las prioridades de la Unión en cuanto a transición ecológica, digital y tecnológica, inversión en sanidad y ciencia o inversión regional y cohesión.


lainformacion.com

Facebook Comments