César Medina y el PLD

ARISTÓFANES URBÁEZ

A veces uno se confunde y se pregunta: ¿Qué es la bondad; la nobleza? Pero no las encuentra o reconoce. La bondad es este artículo que José Café me envía desde Barcelona, España, acerca de César Medina. Aquí les va:

“UN GRAN FICHAJE. Haciendo una analogía con un equipo de béisbol, César Medina no forma parte de la alineación titular, que sería el Comité Político; no está inscrito en la plantilla, que sería el Comité Central, ni tampoco está en las graderías como simpatizante. Entonces, ¿qué pinta en esa agrupación política? Su cercanía con el PLD comienza en 1996 cuando Leonel Fernández fue electo presidente por primera vez. Danilo Medina, quien le armó el gabinete a Fernández, se le acercó para ofrecerle la legación diplomática dominicana en Chile. Aunque César no se enteró desde el principio, no era una simple cuestión de que callara o hablara, sino que Danilo lo escogió para que lo ayudara a llegar al poder. A partir de ahí, agrego yo, se convirtió en una figura cercana y de confianza de los gobiernos del PLD y eso me sirve para ponerle un nombre a su estatus. Él es un invitado de honor con una silla asignada en el palco presidencial del estadio donde el PLD se enfrenta con las demás organizaciones políticas.

LO DA TODO POR EL PARTIDO. En cualquier cancha, las figuras públicas presencian los partidos revestidos de una aureola de hipocresía manifestada con una calma sepulcral inmune a las emociones que generan las jugadas. En cambio, César Medina actúa como el típico fanático dominicano y más. Se lo pasa refutando a cualquiera que se meta con Danilo Medina, no le saca el guante a Hipólito Mejía y a Abinader lo puso de vuelta y media durante la campaña. Pero él también recibe lo suyo. Sus enemigos de la prensa vendieron que recibía 50 mil euros mensuales como embajador en España, cuando en realidad ese es el presupuesto –la dotación– de esa embajada. Otras veces sale uno que otro escribidor machacándolo con otros temas.

NO PARA NI SE PIERDE UNA.- Insatisfecho con pasárselo “guerreando” en los palcos, no se le escapa ninguna jugada en el terreno de juego. Fue uno de los primeros en sonar las campanadas de la reelección. Una vez aprobada, sabía que Danilo ganaba de todas maneras, pero empujó para que el Ing. Miguel Vargas lo apoyara. La firma del acuerdo PRD-PLD no aportó tantos votos pero fue el golpe psicopolítico que selló la victoria. Su mejor resultado ha sido el nombramiento del mismo Ing. Vargas en Relaciones Exteriores. Le ha devuelto la política exterior al Poder Ejecutivo, la cual estaba secuestrada por los patriotas. Acabó los dimes y diretes con Haití y ha dejado claro que de la política exterior solo habla Danilo Medina o ese ministerio. Pero todavía César no para… Ahora con el rollo de la Odebretch en que todos han usado su fuerza de expresión menos el PLD, les acaba de decir a sus miembros: ¿Acaso no ven que la casa está ardiendo? Hagan algo c…”.

2.- SI ALGÚN CUENTO hay en América Latina, no será Nicaragua, ni Daniel Ortega, sino Mauricio Macri y Argentina, donde este señor ha quitado se ha ido más lejos de Menem y Cavallo, con la rebaja de todas las conquistas sociales, ‘judialiazación’ de las protestas, un dólar a 17 pesos, aumento de los pasajes, los combustibles, la electricidad, el gas, recortes en todas las ayudas sociales, el aumento de la pobreza, 100 mil millones más de deudas, privatización de empresas fundamentales, aumento de la riqueza del 1%, un gobierno de empresarios y la irresponsabilidad del jefe del antiguo “Boca Junior (fútbol), de evadir acusando a los anteriores cuando su nombre figura en todas las estafas. Si a comienzo del S. XXI, hubo cinco gobiernos en una semana, todos saben en el país austral que lo de Macri se saldará con sangre.

Facebook Comments