Cinco razones por las que Iker Casillas es suplente en el Madrid

Malaga CF v Real Madrid CF - La Liga

5sep/amodom
20minutos.es

 

Iker Casillas no levanta cabeza. Y es una imagen literal. Al portero se le vio triste y cabizbajo, buscando respuestas en el suelo en el estadio de Los Cármenes de Granada, durante el segundo partido de Liga. Fue el segundo consecutivo como suplente.

El entrenador madridista, Carlo Ancelotti, ha elegido a Diego López como su guardameta titular, aunque se resiste a reconocerlo. «Diego López está jugando bien y eso es lo que pasa, nada más», afirmó el italiano tras el encuentro. Estas son cinco razones que avalan la decisión de Ancelotti de dejar fuera al capitán del Real Madrid:

1- Juego con los pies. Es una crítica habitual hacia Casillas. El portero no tiene la destreza con los pies requerida para el nuevo sistema de juego implantado por Ancelotti. El técnico blanco quiere que se construya el fútbol desde atrás y para eso necesita contar con un guardameta hábil con los pies.

2- Dominio de los balones aéreos. Iker brilla tanto en los manos a manos como tiene lagunas en las jugadas por alto. Córners y faltas siempre le dan problemas a un jugador que se siente más seguro bajo los palos.

3- Lesión y pérdida de confianza. El capitán del Real Madrid perdió la titularidad por una jugada de mala suerte en Valencia en la Copa. Arbeloa fue a despejar un balón y le rompió la mano. Esta circunstancia motivó el fichaje de Diego López quien, con sus actuaciones, se ganó la titularidad a las órdenes de Mourinho. En un puesto tan especializado como es la portería resulta fundamental la confianza del entrenador y Casillas la perdió.

4- No está en forma. Desde su lesión, parece que a Iker le está costando coger la forma. Así lo insinuó en Granada su compañero Álvaro Arbeloa: «Igual en un tiempo Iker está mejor y puede ayudar al equipo».

5- Se le acusa de topo. La división en el madridismo, como se pudo comprobar en el trofeo Santiago Bernabéu con pitos y aplausos tanto a favor como en contra de Casillas y Diego López, también radica en una cuestión emocional. Parte de la afición merengue acusa a Iker de ser el topo, «la oveja negra en el vestuario», de la que siempre hablaba Mou y que filtraba todas las interioridades blancas.

Con 32 años, 149 internacionalidades, un Mundial, dos Eurocopas, dos Champions y cinco Ligas, Iker Casillas puede plantearse su futuro si su suplencia persiste. El Arsenal y el Manchester City están a la expectativa en caso de que el mejor portero del mundo del último lustro para la FIFA y la UEFA ponga fin a su historia en el Real Madrid. A pesar del apoyo incondicional del seleccionador español, Vicente Del Bosque, Casillas se vería obligado a buscar una salida si quiere jugar el Mundial de Brasil 2014.

 

Facebook Comments