Colombia disfruta de una histórica Olimpiada

En Londres 2012, Colombia protagoniza la mejor actuación en los Juegos Olímpicos de su historia. Con ocho medallas conseguidas hasta ahora, una de oro, tres de plata y cuatro de bronce y con aspiraciones de lograr más, Colombia disputa con Brasil y Venezuela el título del más destacado de Sudamérica. La bicicrosista Mariana Pajón se colgó ayer la presea dorada, la segunda en la historia del país cafetero. Asimismo, el ciclista Rigoberto Urán, el pesista Óscar Figueroa y la atleta Catherine Ibargüen se hicieron de la plata, en tanto que la judoca Yuri Alvear, el taekwondosista Óscar Muñoz, el bicicrosista Carlos Mario Oquendo y la luchadora Jackeline Rentería ganaron la de bronce. Esta última repitió la actuación que tuvo en Pekín 2008.

¿Qué sustenta la buena actuación del país cafetero en la Olimpiada londinense? Alejandro Pino Calad tiene la respuesta. El analista en temas deportivos de la Fundación Razón Pública considera que la creciente inversión del Estado y de la empresa privada ha impulsado el desarrollo del deporte colombiano. Para la participación en los Olímpicos 2012, el Gobierno asignó un presupuesto especial de 36 000 millones de pesos (alrededor de USD 20 millones), recuerda el también colaborador de la cadena Caracol TV. Ese monto fue para la preparación de los atletas y, además, sirvió para que Colombia integrara una delegación con 104 deportistas, la más numerosa de este país en una Olimpiada de Verano. El presupuesto asignado, adicionalmente, impuso un objetivo a la representación: la conquista de cinco medallas.

La cosecha de preseas se redondeó con Pajón, quien fue la abanderada de la delegación en la inauguración de los Juegos. La antioqueña era candidata para hacerse con un lauro en la prueba de BMX, cuya final se realizó ayer. En la misma especialidad, en varones,Carlos Oquendo completó una jornada feliz para Colombia al subir también al podio. Pino Calad encuentra, asimismo, otro motivo que favorece el despegue deportivo. “En los últimos años se ha hecho una fuerte inversión y detrás de esto se halla un discurso que se puede llamar nacionalista. Y al destinar dinero, el Gobierno está apostando fuerte por algunos deportistas y disciplinas y también para mejorar la imagen del país”. Esa apuesta se concentra en especial en el judo, el atletismo y el levantamiento de pesas. En esta última, María Isabel Urrutia consiguió en Sídney 2000 la única presea dorada que este país exhibía hasta este viernes.

Andrés Botero, periodista deportivo del diario bogotano El Tiempo, considera que la inversión estatal ha permitido la contratación de calificados entrenadores extranjeros. Y pone ejemplos: el cubano Ubaldo Duany es el preparador de la atleta Ibargüen. Y los búlgaros Gantcho Karouskov, primero, y Georgui Panchev ahora son los gestores de los éxitos colombianos en halterofilia, deporte que ha entregado a este país preseas en las cuatro últimas Olimpiadas: Sídney 2000, Atenas 2004, Pekín 2008 y Londres 2012. Además, los ganadores de preseas olímpicas reciben por la de oro USD 50 000, las gratificaciones por las de plata y las de bronce son de USD 35 000 y USD 16 000, en su orden. Las motivaciones Otra motivación es el pago de salarios mensuales a los medallistas olímpicos y a los atletas de élite. Así, Ibargüen recibirá alrededor de USD 2 200 tras la plata conseguida. Colombia ha obtenido hasta ahora 19 medallas en sus participaciones en Olimpiadas. De ellas, ocho las cosechó en Londres 2012.

11 Ago/Amo DOm/ElComercio.com

Facebook Comments