Conozca a Rocío Pérez: la peruana que evitó ser desalojada de su vivienda en España

La connacional buscaba que el banco la deje permanecer en su casa por un alquiler de “200 o 300” euros. Sin embargo, le respondieron que “el desahucio era la última opción”. Por ello, decidió iniciar una huelga de hambre.

Madrid.- Rocío Pérez es una peruana que, como muchas, decidió buscar un futuro mejor fuera de nuestro país. En su momento, la oportunidad se presentó y se alojó en España. Sin embargo, la crisis económica que afecta a dicho país casi la deja sin vivienda. Una medida desesperada impidió ello.

Nuestra compatriota tiene 42 años y es separada. Con dos hijos (de 12 y 9 años), los últimos tres años intentó evitar ser desalojada (o “desahucio”, como se conoce en dicho país) de su vivienda, luego que se retrasara en el pago de las letras de una hipotecaque solicitó en el año 2004.

“Rocío y su entonces marido compraron un piso en el barrio de Pueblo Nuevo, en el distrito de Ciudad Lineal en 2004, para el que obtuvieron 180 mil euros de hipoteca. Pero hace ya tres años que dejaron de pagar las letras, muy por encima de sus nuevas posibilidades. Rocío no trabaja. Sus ingresos son los 600 euros que recibe de su exmarido para el mantenimiento de las niñas. Y lleva en el bolso un regimiento de medicamentos, porque la ansiedad por su situación económica le ha provocado una cadena de dolencias(otoesclerosis, anemia y problemas auditivos), cuyos partes médicos también porta consigo”, explica El País de España en su sitio web.

La connacional buscaba que el banco la deje permanecer en su casa por un alquiler de “200 o 300” euros. Sin embargo, le respondieron que “el desahucio era la última opción”. Por ello, decidió iniciar una huelga de hambre.

Esta desesperada medida tuvo su recompensa: tras estar más de 24 horas en la puerta de la sede de plaza del Celenque de Bankia, dos representantes de la entidad se reunieron con ella y le dijeron que ya no se realizaría el desalojo.

“Vamos a negociar un alquiler social de entre 250 y 300 euros.  Me piden una fianza de 1500 euros”, explicó nuestra compatriota.

Facebook Comments