El Consejo de Seguridad de la ONU condena el último desafío de Corea del Norte

El organismo conmina al régimen de Kim Jong-un a iniciar «acciones inmediatas y concretas para reducir tensiones» en la zona

El Consejo de Seguridad de la ONU ha celebrado este martes una reunión de carácter urgente tras la que ha condenado el lanzamiento de un nuevo misil por parte de Corea del Norte el lunes, que sobrevoló territorio japonés, una acción que describió como “indignante”. “El Consejo de Seguridad condena enérgicamente el misil balístico lanzado por la República Democrática Popular de Corea que sobrevoló Japón, así como los múltiples misiles balísticos lanzados el 25 de agosto de 2017”, señala el texto de Naciones Unidas.

La misiva exigió el “cese inmediato” de los lanzamientos de misiles de Pyongyang, y destacó la importancia de que lleve a cabo “acciones inmediatas y concretas para reducir tensiones en la península de Corea y más allá”.

Además, subrayó que sus lanzamientos suponen “no sólo una amenaza a la región, sino a todos los estados miembros de la ONU”, y se mostró “gravemente preocupado” por que Corea del Norte esté “minando la paz y estabilidad regional de forma deliberada”.

Tras anunciar el Consejo de Seguridad su rechazo unánime al lanzamiento de misiles de Pyongyang, la embajadora en la ONU para EEUU, Nikki Haley, afirmó que “todo el mundo está unido contra Corea del Norte”.

“Es hora de que el régimen de Corea del Norte reconozca el peligro en el que se está poniendo. Estados Unidos no va a permitir que continúe con su incumplimiento de las normas y el resto del mundo está con nosotros”, aseveró.

Minutos antes de celebrarse la reunión a puerta cerrada del máximo órgano de decisión de la ONU, los representantes de varias potencias llamaron insistentemente a la “unidad” ante esta acción de Pyongyang y pidieron una reacción firme y decidida de sus miembros.

La embajadora adjunta de Francia, Anne Gueguen, afirmó que es “más crucial que nunca mostrar unidad”, actuar de forma “colectiva” y reaccionar “con determinación y firmeza” a las provocaciones de Corea del Norte.

Mientras, el embajador británico para Naciones Unidas, Matthew Rycroft, aseguró que las últimas pruebas son “ilegales, provocativas, escandalosas y peligrosas”, y dijo que el Consejo debe trabajar “rápido” para condenarlas y endurecer las sanciones.

A primera hora del martes, la representante de Estados Unidos ante la ONU ya tuvo unas duras palabras para Corea del Norte, cuyas acciones tildó de “inaceptable e irresponsable” y dijo que “algo serio tiene que pasar”.

A esta condena se unió el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que no quiso descartar ningún tipo de respuesta a Pyongyang y afirmó que “todas las opciones están sobre la mesa”.

 

 

EFE

Facebook Comments