Cuando de variables económicas se trata

 

9x9wilsonffAutor: Wilson A. Ferreras F.

 

La república dominicana, era hasta hace poco tiempo una nación que dependía para su desarrollo económico de dos renglones particulares: Me refiero a las exportaciones Agrícolas y las Mineras. Siendo los principales renglones de exportación: El azúcar, café, cacao, tabaco; entre otros de menor importancia. En el campo de la  minería, contábamos con las exploraciones y exportaciones de: Oro, plata, ferroníquel bauxita; entre otros minerales de menor importancia como eran la sal y el yeso extraídos del municipio de las Salinas en Barahona.

Esto fue así hasta que arribamos a la década de los ochentas (1980) cuando las cosas fueron cambiando, se fue abandonando el campo a su suerte, el negocio de la caña de azúcar dejo de ser lo rentable que era por una serie  de variables que se dieron en el mercado internacional además de las locales, ya que la industria al no ser tecnificada adecuadamente se fue quedando prácticamente obsoleta incapaz de competir con los productores foráneos, amén de que ya entraban al mercado internacional una serie de endulzantes provenientes de otros rublos agrícolas; que los hacían más competitivos en cuanto a calidad precio se refiere.

Se puede citar además la transformación que se dio en el este del país, ya que los terrenos que eran de vocación agrícolas se terminaros re clasificando y convirtiéndose en proyectos urbanísticos  dedicando la mayoría de ellos al desarrollo del turismo, más tarde además en la década de los (1990) noventas; el otrora imperio del azúcar estatal paso a privatizarse dándole así el golpe de gracia a la ya maltrecha industria del azúcar, desmantelando algunos de los ingenios y otros pasaron a manos privadas con un desastroso desempeño. Esto se dio en el marco de la mal llamada capitalización de las empresas estatales llevada a cabo por el gobierno encabezado por Leonel Fernández,  Hoy en día lo que quedo de todo este proceso se ha convertido en una inmobiliaria estatal, que ha terminado dilapidando los pocos terrenos que quedaron en manos del estado, vendiendo a precios irrisorios los que fueran patrimonio del pueblo dominicano, procurando eso si favorecer a personeros acólitos al partidismo o en otros casos a familiares y amigos.

En cuanto al sector agrícola se refiere podemos agregar además una series de factores internos que se fueron agregando a la baja producción agrícola así como las consecuencia que esto provoco, las migraciones de las personas que habitaban los campos a las grandes ciudades en procura de una mejor vida ya que los campos se hacían cada día más improductivos por el abandono y la falta de políticas oficiales que fueran encaminadas a mejorar la vida del hombre del campo. Esto así  ya que el descuido institucional era patente mientras otros países se preocupaban por la financiación y el subsidio a los productores agrícolas el estado dominicano, los abandonaba a su suerte de manera que producir algún rublo agrícola resultaba más caro que importarlo y además este último tenía más calidad.

En cuanto al sector minero se refiere; se pueden tomar en cuenta dos factores importantes, primero la nacionalización de la los yacimientos mineros en explotación como fueron los casos del oro y el de la bauxita  y su posterior salida del país de los explotadores extranjeros. Esta maniobra nacionalista lamentablemente no duraría mucho ni aportaron grandes beneficios a la nación ya que terminó con el cierre de la industria de la bauxita que manejaba la Alcoa, en Pedernales y en los yacimientos de oro de Bonao, terminaron mal aprovechados y agotados o no terminaron en manos foráneas.

En el presente más de lo mismo nuestras riquezas mineras se encuentran en manos de empresas extranjeras inescrupulosas corruptoras tanto de hombres como  del medio ambiente, que se defecan en nuestras caras de forma burda tratándonos como a seres incivilizados e inferiores que apenas saben lo que esos lobistas internacionales apoyados en las fuerzas económicas y políticas que ellos representan se nos llevan de nuestros suelos nacionales nuestro futuro económico dejándonos en cambio suelos, aire y aguas contaminadas creando todo esto  a su paso solo miserias y muerte.

Lo antes expuesto nos lleva a un modelo de economía basado hoy en día en tres renglones principales: Turismo, Telecomunicaciones y Remesas Internacionales.

Los cuales son factores muy delicados e intangibles ya que cada uno de ellos depende de fuerzas foráneas que nada tienen que ver con lo que suceda en la nación principalmente y que por lo tanto escapan al control de gobernante alguno.

Estos tres factores de penden de cómo se mueva la economía a nivel mundial, afectándose sensiblemente cada uno de ellos según se muevan estas variantes.

Si tomásemos como ejemplo el panorama económico mundial y estudiásemos las distintas variables de cómo se está comportando la economía a partir de los principales mercados emisores tanto de turismo y remesas tendremos que reconocer que la situación se torna muy delicada ya que esos mercados han entrado en crisis y esta crisis nos repercute de manera directa tanto en el arribo de menos turistas al año, con estadías menos prolongadas y por tanto menos dinero gastado.

En cuanto al nivel da las divisas que se recaudan por medio de las remesas no es un secreto que se están  reduciendo ya que en los principales países donde la inmigración dominicana se haya presente la economía se ha deteriorado dando al traste con la reducción de las cantidades enviadas por estos conceptos teniéndose noticias además que muchas personas están repatriándolos capitales ahorrado en años para sobrevivir en los países en los que se encuentran, producto de la crisis y por ende la falta de trabajo.

En cuanto a las telecomunicaciones se refiere, tendríamos que coincidir que a medidas que nuestros ingresos se restringen darían al traste tarde o temprano con las comunicaciones ya que al no ser un bien básico sino más bien un lujo para la mayoría  de la población terminaríamos sacrificando ese gasto en procurar asegurarnos las cosas más básicas.

Creemos sinceramente que este es el momento en que los funcionarios de turno deberían poner en sus agendas esta situación y procurar buscar soluciones mientras estén a tiempo ya que cambiar de la noche a la mañana las fuentes de financiación de una nación no es poca cosa y no se logra con improvisaciones como se nos tiene acostumbrados,  esta situación es muy seria y hay que ponerle remedio ya, de no ser así estaremos cayendo en una gran recesión económica de la cual nos sería muy difícil salir, ya que nuestros recursos son muy limitados por nuestra condición territorial y nuestras fuentes de riquezas son muy limitadas y para colmo de mal no están en las mejores manos.

Considerando lo antes expuesto deberían nuestro dirigente poner la sabana en remojo además de ir pensando en nuevas fuentes de riquezas, por el bien de nuestro futuro como nación; así como procurar administrar de forma más eficiente nuestros recursos naturales que habrán  de ser en el futuro los que nos garanticen la digna existencia en el transcurrir del tiempo.

 

Facebook Comments