Cuatro dominicanos crean un aparato para pintar uñas

Cuatro dominicanos crean un aparato para pintar uñas

El Caribe / Cuatro inventores crearon un dispositivo electrónico de pintado y secado de uñas y lograron con su idea la sexta patente nacional de invención que otorga la Onapi. Los inventores son los hermanos José y Miguel Ortiz, Hoyma Mazara y Manuel Arturo Juan, todos con edades entre los 25 y 42 años. La patente fue otorgada por la Oficina Nacional de la Propiedad Industrial (Onapi) el pasado 6 de febrero y ya cuenta con el reconocimiento español. «El hecho de que España haya dicho ‘sí, con las 10 reivindicaciones que tienes aquí te damos tu patente’, le dije a mi hermano ‘esto es un proyecto de vida’», explicó Miguel Ortiz.

El equipo planifica vender su proyecto en lugares fríos. «Pensamos en España, Estados Unidos y queremos entrar en Hong Kong e Inglaterra, donde la mujer gasta un promedio de 450 libras esterlinas al año en esmaltes y en Estados Unidos US$7.6 billones. Yo me conformo con ganar el 1% de lo que genera en Estados Unidos», comentó Miguel. La solicitud de patente tan solo en Hong Kong cuesta US$2,700. «Estamos comenzando», advirtieron los hermanos. Lo primero que ellos hicieron fue acudir al Centro de Apoyo a la Tecnología e Innovación ?CATI? ubicado en las oficinas del Centro de Exportación e Inversión de la República Dominicana (CI?RD), en las avenidas Gregorio Luperón con 27 de Febrero. «Allí nos entregaron 32 patentes sobre todo lo que se había hecho relacionado con la industria del esmalte. Pensé entonces que no íbamos a dar abasto y busqué un profesor de diseño industrial, Hoyma Mazara, y un estudiante de ingeniería electrónica, Manuel Arturo Juan.
La subdirectora de Invención de Onapi, Raquel Núñez, explicó que para obtener una patente el invento debe tener novedad mundial, nivel inventivo y que sea aplicable en la industria. «No quiero decir que tener una patente no es para todo el mundo, pero hay que tener conocimiento para esto». La Onapi ofrece varios cursos para que los solicitantes puedan adquirir una patente. Este proceso cuesta de RD$25 a RD$30 mil y el Estado ofrece facilidades, como el ahorro del 90%. Los hermanos exhortaron a los inventores acercarse a Onapi y, como ambos hicieron, estudiar los productos existentes y diseñar uno mejor. «Cuando soliciten la patente concluyan el proceso», sugirió José, pues el 29% de las solicitudes recibidas en Onapi desde el 2000 hasta la fecha, son abandonadas y el 24% caducan en su proceso.

Facebook Comments