Dominicanas víctimas de trata han conocido “el infierno” fuera

F991954F-E815-48BD-8FFD-28B95AC6D731.jpg__460__390__CROPz0x460y390

 

Unas 50 mil criollas han sido prostituidas en el exterior por redes que aquí les ofrecieron la gloria,

 

Santo Domingo.-María pensó que se había ganado la lotería cuando consiguió “un contrato” de trabajo para viajar a Argentina.

Al llegar a ese país, el panorama cambió radicalmente, la mujer descubrió que había llegado al mismísimo “infierno”.

A la joven, oriunda de Barahona, de tez oscura y  pelo lacio, le habían vendido la idea de que iría como mesera a un restaurante argentino, y vendió hasta lo que no tenía para costearse el viaje.

Una mañana cualquiera de  2010  llegó un hombre a su casa para ofrecerle un contrato de trabajo, la mujer se regocijó porque, además de que ganaría muchísimo para enviarles a su único hijo y familia, sólo tendría que buscar una parte del dinero, la otra la pondría el casi desconocido.

María, ignorante de porqué aquel hombre fue justo   donde ella, pensó que había sido la más agraciada del paupérrimo barrio.

Organizó todo, buscó prestado, vendió algunas cosas y emprendió el viaje que cambiaría su vida para siempre.

Y justo así sucedió, cambió, pero no como ella lo había soñado. Cuando llegó al destino que ansiaba, unos hombres la esperaban, y la llevaron a un ‘boliche’, que es como   llaman a los bares en Argentina.

Desde ese momento, la mujer, que se había ido de República Dominicana con miles de esperanzas para mejorar su vida, y con una sonrisa brillante, no ha vuelto a ser la misma.

Hasta con 30 hombres…

Su calvario empezó aquí, en el ‘boliche’. Le quitaron sus documentos y ya no vestía como a ella le gustaba. No podía hablar mucho con las demás “reclusas”. Y por cualquier intento que hacía de escapar  recibía tremenda golpiza.

Era obligada a tener relaciones sexuales hasta con 30 hombres en un solo día, y pobre de ella si decía que estaba cansada.

Los moretones en su cuerpo eran algo normal, no sólo por las constantes palizas que recibía, sino que le inyectaban droga para que aguantara lo que le esperaba.

Cuando no era hora de “trabajar” permanecía con los brazos atados para atrás con una cadena en un calabozo oscuro y sucio, peor que un animal. Su atadura  todos los días  fue tan difícil que sufrió una displasia en el omóplato.

Descuartizaron amiga

No recibía un solo peso por su trabajo, todo iba a los bolsillos de su  verdugo  y secuaces. Le repetían constantemente que ella tenía que pagar la deuda que hizo con ellos, y que si se escapaba asesinarían a su hijo y padres.

Pero lo que más traumatizó a María, quien  tenía en ese entonces 36 años,  fue que presenció como a su mejor amiga dentro del bar la descuartizaron porque  intentó escapar de aquel infierno.

Las víctimas

Pero María no es la única víctima de la trata humana fuera del país. Al igual que ella, al menos 50 mil dominicanas son objeto de ese negocio ilícito en el exterior con fines de prostitución, según  el estudio “Panorama sobre la Trata de Personas, Desafíos y Respuestas: Colombia, Estados Unidos y República Dominicana”, realizado por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

Las mujeres víctimas de la trata  no solamente son usadas con fines de explotación sexual, explica el encargado de la Procuraduría Especializada para la Trata y Tráfico de Personas, el magistrado Jonathan Baró.

Señala que   niños,  mujeres y hombres  son reclutados para hacer trabajo forzoso,  servicio doméstico en condiciones de servidumbre, matrimonios serviles, y en algunos casos, los tienen  para sacarles los órganos y venderlos, aunque aquí, señaló, no se han registrado casos así.

Millones son tratadas

Así como María fue engañada, hay millones de personas que han sido resultado de eso, pues a nivel mundial cerca de 21 millones de individuos son víctimas de trabajo forzoso, atrapados en empleos que les han sido impuestos por medio  del engaño,  según un informe de la Organización Internacional  del Trabajo.

De esa cifra, más de 2.4 millones de personas  son víctimas de la trata humana. Un 43% son explotados sexualmente, mientras el 32%  es  para trabajo forzoso.

“Debemos entender que la trata de personas, en este caso, para la explotación sexual, funciona con una estructura criminal organizada que hay que empezar a golpear en todas las direcciones a nivel local e internacional”, advierte el magistrado.

Insuficientes esfuerzos

El Gobierno de República Dominicana no cumple plenamente con los estándares mínimos para la eliminación de la trata humana, sin embargo,  hace  esfuerzos  para lograrlo, establece el informe del Departamento de  Estado de los EE.UU. sobre la trata de personas   2012 en el país.

Es por eso que ese informe sitúa al país en  categoría 2, que significa que las autoridades  combaten el negocio ilícito a medias.

Indican también que mujeres y niños dominicanos son sometidos al tráfico sexual en todo el país, así como  el Caribe, Europa, Sudamérica,  Medio Oriente, y Estados Unidos.

El informe del Departamento de Estado de los EE.UU. recomienda al país  procesar y castigar vigorosamente a los involucrados en la trata de niños y adultos, incluyendo a funcionarios públicos cómplices en la prostitución o el trabajo forzado.

María tuvo la suerte de ser rescatada por las autoridades argentinas en uno de sus operativos, aún estaba físicamente viva, pero espiritualmente muerta.

Ahora ya no es ni la sombra de lo que era. Volvió adicta, enferma y con ciertos trastornos mentales.

La vida de María ha quedado en un limbo, sin pasado, sin futuro, al igual que las miles de personas que han sido víctimas de la trata humana.

 

Escrito por: Leisy Torres

http://eldia.com.do

Facebook Comments