Dominicano condenado a 16 años por matar a un joven de una puñalada en BCN

Barcelona, 9 nov (EFE).– La Audiencia de Barcelona ha condenado a 16 años y medio de cárcel a Miguel Ángel Guzmán Santana por haber matado en 2009 de una puñalada a un joven en una calle de Sitges (Barcelona) ante numerosas personas que paseaban por la zona.

En la sentencia, la Audiencia se basa en el veredicto del jurado popular, que halló culpable de asesinato con alevosía al acusado, por lo que le condena a 16 años y medio de cárcel y a indemnizar con 202.500 euros a los padres y al hermano de la víctima, Joel R.O., de 19 años y vecino de Olivella (Barcelona).

Los hechos considerados probados ocurrieron hacia las 18.20 horas del 7 de julio de 2009, cuando Miguel Ángel Guzmán Santana, de 21 años de edad y natural de República Dominicana, se encontraba en la calle Parellades de Sitges junto a unos amigos, esperando a que uno de ellos saliera de un estanco, y se cruzaron con la víctima y su grupo de amigos, que paseaban a dos perros sin bozal.

Según el fallo, el acusado actuó de forma «intempestiva», ya que de forma rápida e inesperada, sin dar a la víctima la posibilidad de defensa eficaz, le clavó una navaja en el pecho y éste se desplomó, y falleció poco después.

En su sentencia, la Audiencia se basa en el veredicto del tribunal popular y descarta aplicar al condenado la atenuante de legítima defensa, porque considera que no se ha podido demostrar que la víctima -que estaba bajo los efectos del alcohol- agrediera primero a Miguel Ángel Guzmán.

Además, la Audiencia rechaza que el acusado actuara bajo un sentimiento de arrebato o por obcecación, porque no considera acreditado que se dejara llevar por la fobia a los dos perros que llevaban los amigos de la víctima.

El crimen conmocionó a la población costera de Sitges y llevó al Ayuntamiento a emitir un comunicado para dejar claro que se trataba de un pueblo «cívico y tolerante».

Además, algunos de los concentrados que participaron en un acto que se convocó en Sitges para condenar el crimen vociferaron eslóganes racistas -por el origen inmigrante del acusado-, ante lo que SOS Racismo emitió un comunicado para denunciar el «odio racista» que desencadenó el asesinato y pedir que se rechazaran de forma contundente las acciones con «tintes xenófobos». EFE.

Facebook Comments