Ecuatorianos en Madrid hicieron pliego de peticiones a secretaria del Migrante

Beatriz Tola llegó ayer a Madrid dispuesta a escuchar. Y escuchó. La ministra de la Secretaría Nacional del Migrante dedicó dos horas a atender las demandas de los ecuatorianos afincados en España en el primero de los tres encuentros que mantendrá con la colonia en su visita a la Península.

Comenzó su alocución de veinte minutos enumerando los logros del presidente Rafael Correa en vivienda, migración, sanidad, educación y obras públicas y terminó asegurando el triunfo en las urnas del Partido Popular en el país europeo. La derecha española, aseveró, «no es amiga de las políticas de avance en materia migratoria sino de restricción. Hay que estar preparados para ese nuevo escenario».

Había expectación por oír sus propuestas después de que su antecesora, Lorena Escudero, se viera abocada a renunciar al cargo días antes de que se hiciera pública la sentencia en su contra del Tribunal Contencioso Electoral (TCE) por “uso recursos y bienes públicos con fines electorales”.

Más de un centenar de inmigrantes, en su mayoría dirigentes de asociaciones, coparon las instalaciones de la Casa Ecuatoriana en Madrid. Llegaron desde las islas Baleares, Córdoba, Barcelona, Valencia, Canarias… Faltaron unas cuantas sillas y hasta el aire acondicionado resultó insuficiente.

Pedidos
El rosario de peticiones (treinta y cinco personas hicieron uso de la palabra) incluyó desde la búsqueda de patrocinio para publicar un libro hasta una solicitud para que el Gobierno se haga cargo de las deudas hipotecarias de los ecuatorianos en España o, en su defecto, compre las viviendas que los connacionales ya no pueden pagar porque han perdido sus empleos.

«Si Correa dice que los migrantes somos la segunda fuerza económica, dinero habrá de lo que hemos aportado», insistía Aida Quinatoa, portavoz de la Plataforma de lucha contra las hipotecas.

Los desahucios crecen en progresión geométrica y esta fue una de las cuestiones recurrentes a lo largo del encuentro. «Hay personas que están viviendo en la calle, debajo de los puentes, que no tienen que comer», se lamentaba Mercedes Factos, de la Asociación de Mujeres Ecuatorianas Residentes en España.

«No podemos venir a pedir y esperar a que el Estado lo solucione todo», sostenía Enrique Pulupa, de la Asociación Puricuna. «Si estamos endeudados, cada uno debe asumir su responsabilidad», apuntaba Juan Flores, de la Casa de Ecuador de Getafe.

Compromisos
Tola dedicó media hora a dar respuesta a las inquietudes planteadas. Se comprometió a acompañar los procesos en marcha para hallar soluciones a los problemas hipotecarios, pero reiteró los límites que marca la legislación española en esta materia.

Ante las quejas sobre el trabajo de las entidades gubernamentales y la profesionalidad de sus funcionarios, la ministra ofreció potenciar mecanismos de rendición de cuentas de las acciones emprendidas.

Habló de la necesidad de trabajar en la lucha contra la violencia de género, de fortalecer el tejido asociativo, de impulsar proyectos de emprendimiento productivo de mayor alcance y de ampliar la oferta de crédito educativo.

No faltaron peticiones para que cierre la Senami porque algunos migrantes consideran nulo su aporte.

http://www.eluniverso.com

Facebook Comments