El canibalismo político dominicano.

El canibalismo político dominicano.

wilson ferrerasWilson A. Ferreras F.
El autor es vicesecretario general del PRM, seccional Barcelona.

A raíz de la década del 1930 y hasta nuestros días en la actividad política de la Republica Dominicana se ha instaurado una práctica desleal en cuanto a los partidos políticos mayoritarios en relación al trato con las demás fuerzas políticas consideradas minoritarias.
Mientras nos gobernaba el tirano san cristobalense, el generalísimo Rafael Leónidas Trujillo, estuvo prohibida la creación de otras organizaciones políticas y aunque hubo barios intentos de formar fuerzas políticas adversas en la clandestinidad sólo al final de sus días hubo algunos amagos por parte de jóvenes que por su oposición absoluta al tirano se reunían en la clandestinidad o en algunos casos en el destierro donde vivian para intentar formar grupos combativos que se encargaban de denunciar ante la comunidad internacional las malas artes del jefe en el manejo absolutista de la cosa pública nacional.

Tal es el caso de la formación en la hermana Republica de Cuba, de un partido que con el transcurrir del tiempo llego a convertirse en el más grande e importante partido jamás formado en nuestro país, a este sus entusiastas creadores lo bautizaron con el nombre de Partido Revolucionario Dominicano (PRD), esta gran institución ha sido la encargada de traer las libertades y la paz social a la patria de Duarte.

Mas no obstante a lo largo de de sus setenta y cinco años (75) de historia, ha tenido que lidiar con mil y un obstáculo en su ceno interno en su etapa de formación tuvo que lidiar con las persecuciones de sus dirigentes primero por parte de Trujillo y más tarde por el Dr. Balaguer y sus camarillas; superadas estas persecuciones ha tenido que enfrentarse además en toda su historia a los embates de fuerzas foráneas a la institución que siempre han apostado a la destrucción del otrora glorioso partido formado hallen de los mares por los viejos Robles de la democracia nacional.
Otras tantas veces las dificultades se han producido en su propio seno, ya que en algunas ocasiones al no ponerse de acuerdo sus líderes la institución se ha visto mutilada y mucho de sus históricos dirigentes han salido del partido formando sus propias organizaciones con mayor o menor éxito en la actividad política nacional.

Tales son los casos de los líderes históricos como: El Prof. Juan Bosch, el Lic. Jacobo Majluta Azar, el Dr. José Francisco Peña Gómez, el Dr. Rafael Abinader (padre), el Lic. Hatuey de camps Jiménez y muy especialmente la irremediable división que hoy nos afecta.
Muy a pesar de todo ello ese enorme partido que ha sabido interpretar los sentimientos de los nacionales dominicanos y muy especialmente a las clases más desposeídas de la nación ha sido algo así como la panacea del humilde para canalizar sus anhelos de lucha y transformación, el PRD a lo largo del tiempo siempre se ha recuperado de todos los embates y traiciones a que ha sido sometido en todos estos años de historia ya que tras las diversas fracturaciones que ha sufrido ha terminado recuperando su techo histórico de partido mayoritario.

Hoy sin embargo y con gran pesar estamos viviendo lo que creíamos impensable, el otrora glorioso Partido Revolucionario Dominicano, ha terminado sucumbiendo ante la tozudez de un despótico dirigente que con la complicidad absoluta del hijo aventajado del que fuera el más grande partido de masas de la Republica Dominicana el Partido de la Liberación Dominicana ha terminado arrodillado, disminuido, destruido, convertido en una entelequia usado como moneda de cambio.

El irrespeto a la institución y a sus líderes históricos ha sido absoluto que vergüenza; cuántas historias mancilladas, cuántas luchas, cuánta sangre le ha costado al pueblo dominicano la creación y el mantenimiento de esa institución histórica, para que dos hijos de vecinos sin escrúpulos y solo atendiendo uno a su apetencia de poder político mesiánico y económico y el otro a su entreguismo a cambio de lisonjas, dieron al traste con el partido del más grande líder histórico que recuerde la historia nacional. O José Francisco Peña Gomes, mira en que han convertido tu partido.

Facebook Comments