“El gobierno que derrotó a Danilo”

OlgaPor Olga Capellán.-

 

Cuando Danilo Medina, por segunda vez optó por aspirar a la candidatura presidencial por el Partido de la Liberación Dominicana (PLD) para ese entonces era Secretario de Estado de la presidencia y se vio obligado a renunciar al cargo, puesto que donde se habla de Leonel Fernández, nadie puede mostrar tendencia a estar por encima de él.

Fue cuando el entonces presidente de la república (Dr. Fernández) le aplicó toda la maquinaria gubernamental y con ella aplastó y sepultó las aspiraciones del actual jefe del gobierno dominicano, para nadie fue un secreto y, este solo atendió decir: me derrotó el Estado.

Cuando Danilo Medina, señaló haber sido derrotado por el Estado, que en ese entonces se encontraba en mano de Leonel Fernández, se refirió al poder económico aplicado por el entonces primer mandatario, contra las aspiraciones de un simple miembro del CC del PLD, fue de ahí como quedó evidenciado que los recursos del Erario Público fueron usado en contra del hoy jefe del gobierno.

Cuando Danilo Medina, manifestó por tercera vez sus aspiraciones presidenciales, entonces nuevamente Leonel Fernández, trató de truncar ese sueño anhelado y rápidamente orquestó al vapor una precandidatura de su señora esposa, Margarita Cedeño, porque sus intenciones eran no dejar pasar a Danilo, y tomando en cuenta el desgaste de su figura presidencial, quien ante el descrédito público, movido principalmente por los actos de corrupción y el escape de control de los asuntos del Estado, más las desmesuradas críticas ante una posible reelección, mientras la sociedad nacional le presionaba;  este tuvo que ceder renunciando a continuar sus aspiraciones para quedarse al frente de la administración de los asuntos públicos.

Leonel Fernández, tuvo que renunciar a sus aspiraciones continuistas, luego de la tan cantaleteada Constitución de la República, y él, solo él, hizo de Danilo Medina, un candidato presidencial, pero eso sí, nada sería posible si no llevara como acompañante a su adorada esposa Margarita Cedeño, lo demás fue  puro cuento.

Cuando Danilo Medina aceptó la candidatura presidencial bajo tales condiciones, no se dio cuenta que había caído en un gancho político, hoy el presidente de la República Dominicana da una sensación de ser un “preso de confianza” en el Palacio Nacional.

Cuentan fuentes de entero crédito, que a Danilo Medina, le pusieron varias condiciones para que pudiese ser presidente de la república; entre las que se encuentran: no tocar ni una sola figura del gobierno que formaba parte del equipo de Fernández, dirigentes peledeístas o aliados políticos, personeros comprados, muchos de ellos como basuras recicladas, pero a un precio muy alto a costa de los hombros de todo el pueblo dominicano.

Es de ahí que a más de un año de gobierno, Danilo Medina, no se ha atrevido a mover una sola pieza del ajedrez leonelista, ni siquiera a aquellos considerados como figuras altamente corruptas é incapaces, porque Danilo hoy día es el presidente del país a base de un acuerdo leonino, que no le permite tomar decisiones si estas no son dictadas y escritas por la persona de Leonel.

Que nadie se lleve a engaño, que esa maquinaria política, el mismo Estado que sepultó las aspiraciones de Medina para el 2008, es el mismo Estado que lo llevó a la presidencia de la república en el 2012, utilizando para ello los recursos del Erario Público, que dejó como consecuencia el Hoyo Fiscal de más de 2 mil millones de pesos y que amargamente está pagando el pobre pueblo con la mal llamada Reforma Fiscal.

El presidente Medina, no tiene control de los asuntos del Estado, es por ello que cualquier funcionario toma decisiones a espalda del primer mandatario, el caso más reciente lo fue el aumento de la tarifa eléctrica, el cual tuvo que echar para tras, dada las consecuencias negativas que la misma conllevaría, sobre todo entre los sectores más humildes del país.

El presidente de la república no ha sido capaz de enfrentar el flaco serbio diplomático en el exterior y vergüenza debería darle las declaraciones recientes de una diputada de su propio partido, que consideró que de cada 4 funcionarios representantes del gobierno en el exterior, 3 son botellas pagadas con los bolsillos del pueblo.

Es decir: los pagadores de impuestos financian a los holgazanes del PLD y sus aliados dentro del país y en el extranjero; con una paradoja, el Estado que venció a Danilo en el 2008, es el mismo que venció al pueblo dominicano en el 2012, cuando mediante el derroche de los recursos financieros de las Arcas Públicas lo sentaron en el Palacio Nacional, sin que este se ocupe verdaderamente de los principales problemas que aquejan a la nación, ya que de saltar charquitos enlodados en sus continuas visitas sorpresivas no ha pasado, sin embargo, pagando incalculables millones de pesos cada mes a diversos  mercaderes para ser bien valorado.

Así no se hace patria, porque el Estado que derroto a Danilo Medina, fue el mismo que lo llevó a la presidencia de la república, y se encuentra cargado de impunidad, criminalidad, altos precios de la Canasta Familiar, desempleo, aumento de los combustibles semanalmente, mientras los precios del crudo bajan y un narcotráfico tolerado y practicado desde altos niveles, entre otros males. Señor, ¿quién vendrá a salvarnos?.

Facebook Comments