El Ingeniero Osiris de León abandona el Partido Reformista

Escrito por: Domingo Abréu Collado

Empecé a conocer a Osiris de León hace muchos años, en un curso especializado de Geología en el Museo Nacional de Historia Natural. Al terminar el Curso me había dado cuenta que Osiris de León no era en realidad geólogo, sino parte natural del planeta y de su geología, parte de su litología, de su cristalografía, algo como un tipo de cristal o roca tan integrado al Planeta como la diorita, el granito, el basalto o el cuarzo. Por eso era capaz de explicar tan cristalinamente todo lo que él quería que aprendiéramos sobre una ciencia de aparente dureza y casi impenetrabilidad. Lograba que entendiéramos la Geología porque Osiris hablaba desde el interior de La Tierra y como si fuera La Tierra misma.
Algo que nunca entendimos de Osiris de León era su permanencia en el Partido Reformista. Mucho tiempo después lo comprendimos. Osiris, cual fuerza tectónica, se empeñaba en mover las pesadas placas acomodadas en el interior del Partido Reformista y en el Estado. En su manifestación y accionar geológico, Osiris de León pujaba por un seísmo que alguna vez sacudiera al que fue su Partido, se abriera en profundos abismos, cayeran en su interior las viejas fuerzas corrompidas por siglos de aplastamiento de los estratos sociales más pobres de la República Dominicana, y emergieran nuevos y vigorosos estratos hacia la luz para el comienzo de nuevas eras.
Continué conociendo a Osiris de León en diferentes situaciones, luchas, coyunturas, y por lo regular coincidíamos en nuestras posiciones. Y cada vez salía la interrogante: ¿Pero, qué hace Osiris de León en el Partido Reformista?
Colocado en varias y diferentes posiciones de importancia dentro del PR, incluyendo al Directorio y al Comité Político, en innúmeras ocasiones de la interioridad política Reformista, Osiris siempre resultó plegado como estrato, pero nunca corroído, erosionado o disuelto. Y por muchísimo tiempo mantuvo esa dureza 10 de la escala dominicana de la resistencia al cohecho, al trapisondismo y a la traición casi eterna a los anhelos de los dominicanos.
Finalmente, y como un paso similar a uno de esos cambios en la estructura geológica de la Isla, Osiris ha dejado al Partido Reformista y a las pesadas y erosionadas rocas coloradas que no han sido más que obstáculos en su camino y trabajo. Rocas viejas que además han mantenido pisados los pies de la sociedad dominicana sin dejarle avanzar.
Osiris de León ha dejado al Partido Reformista y se suma a la República Dominicana para ayudar a fortalecer su defensa ambiental, su defensa económica y su defensa social. ¡Bienvenido, compañero! El movimiento ambientalista y la lucha social se regocijan por su decisión.

Facebook Comments