El intento de las operadoras por frenar el auge de WhatsApp

La operadoras buscan una aplicación para frenar a WhatsApp y similares, que no les dan rédito alguno.
Trabajan en Joyn, basada en la tecnología RCS-e y que se instalará en los smartphones por defecto.
Esta tecnología es la más firme candidata para relevar a los SMS de forma definitiva.
La plataforma RCS-e permitirá desarrollar aplicaciones de comunicaciones basadas en mensajería instantánea bajo el dominio de los operadores.
En 2010, los ingresos de las operadoras por los SMS cayeron un 19,8% a pesar de su resistencia a bajar el coste medio de los mensajes de texto.

Madrid. La llegada de aplicaciones como iMessage, BlackBerry Messenger o WhatsApp ha resultado demoledora para las compañías operadoras de telefonía. No sólo no les aportan rédito alguno, sino que además están siendo las máximas responsables de que el mercado de SMS caiga en picado.
Para evitar que WhatsApp y otras aplicaciones similares se extiendan más de la cuenta, lanzarán una plataforma estándar propia conocida con el nombre comercial de Joyn que, según detallan desde Consumer, se basa en la tecnología RCS-e y que se instalará en los smartphones por defecto para que se puedan desarrollar aplicaciones compatibles a partir de ella.

RCS-e para relevar a los SMS

WhatsApp y otras aplicaciones parecidas son responsables de la caída del envío de mensajes SMS y del descenso progresivo de las llamadas de voz. Al igual que otros clientes de mensajería instantánea, WhatsApp permite comunicarse mediante mensajes multimedia con otros usuarios que también estén dados de alta en la plataforma. Según la empresa, en un post de noviembre, los usuarios de su sistema envían más de 1.000 millones de mensajes diarios. Según datos de la Comisión del Mercado de Telecomunicaciones, el envío de SMS se ha reducido en un 33,5% en cuatro años. En 2010, los ingresos de las operadoras en este sector cayeron un 19,8% a pesar de la resistencia de estas a bajar el coste medio de los mensajes de texto. Las tendencias marcan una caída de mensajes y facturación por este concepto entre los operadores de todo el mundo.

Para hacer frente a servicios como WhatsApp, las operadoras de telecomunicaciones han impulsado una plataforma para el desarrollo de aplicaciones para la comunicaciones móviles entre los usuarios. Es el protocolo conocido como Joyn, que se basa en la tecnología RCS-e (en ingles, ‘Rich Communication Suite Enhanced’) y es la apuesta de las operadoras frente a los clientes independientes de mensajería instantánea móvil. Su uso permitirá desarrollar aplicaciones de comunicaciones basadas en mensajería instantánea con cualquier operador que también haya implementado esta plataforma entre sus clientes. La tecnología RCS-e permite transferencia de archivos, llamadas de voz y vídeo y la opción de compartir imágenes y vídeos al mismo tiempo que se realiza una llamada de voz o texto. También se podrán realizar comunicaciones en grupo.

En general, son funciones que hasta ahora solo ofrecían algunas aplicaciones de mensajería instantánea en teléfonos móviles o bien son habituales en aplicaciones de escritorio de VoiP como Skype.

Al igual que WhatsApp, la identificación del usuario estará basada en el número de teléfono. De esta forma, los usuarios con terminales compatibles para esta tecnología podrán encontrar de manera transparente en su agenda de contactos los usuarios que también lo son, para comenzar la comunicación.

Este estándar irá sobre la red GSM de los operadores, es decir, las aplicaciones que se desarrollen según él se ofrecerán de igual forma que los servicios de voz y mensajes cortos actuales. Joyn supone una evolución de los mensajes SMS y MMS como formato al enviar mensajes y archivos entre terminales. Además, mediante el uso de otros estándares como XMPP, los usuarios de Joyn podrán disponer de clientes de mensajería basados en esta tecnología compatibles con otras redes de mensajerías instantánea como Gtalk o el chat de Facebook.

España será el primer país del mundo en lanzar Joyn, gracias a un acuerdo entre los principales operadores del sector: Movistar, Vodafone y Orange. La estrategia de las operadoras es garantizar la interopoerabilidad mediante la comercialización de algunos terminales durante el primer semestre de 2012 con la tecnología RCS-e incluida de serie. Después, seguramente tras el verano, los operadores tienen previsto lanzar Joyn para diferentes sistemas operativos de smartphones, aunque en la actualidad ya existen algunos clientes desarrollados.

En esta primera fase de lanzamiento, esta tecnología no supondrá un coste adicional a los usuarios, ya que se quiere promocionar la plataforma sobre la que se desarrollarán las aplicaciones, aunque no está claro cuál será la estrategia de las operadoras si el servicio comienza a usarse de forma masiva por los usuarios y surgen aplicaciones con éxito. De momento, los operadores tienen que ser capaces de convencer tanto a los usuarios como al resto de la industria. El éxito de adopción de este estándar vendrá de la mano de la unión de otros operadores destacados de telecomunicaciones que también ofrezcan a sus clientes este servicio, al mismo tiempo que implementarlo en los nuevos terminales de los principales fabricantes de teléfonos móviles.

http://www.20minutos.es/

Facebook Comments