El seguro público para los “sin papeles” en España cuesta desde hoy 720 euros al año

sanidad-2Madrid.- Los inmigrantes “sin papeles” pueden desde hoy ser atendidos en la sanidad pública española si suscriben un convenio y pagan entre 60 euros al mes, si tienen de 18 a 64 años, y 157 si sobrepasan esa edad. Con esta suerte de seguro, el Gobierno del país europeo establece un sistema que permite que los extranjeros indocumentados accedan a una cartera básica de servicios asistenciales (no cubre gastos en medicamentos, por ejemplo). De ahí que el precio pueda incrementarse si alguna de las Comunidades Autónomas incorporan otras prestaciones asistenciales.

La entrada en vigor de esta medida coincide con el aniversario de la modificación de la cobertura del Sistema Nacional de Salud en España. Desde hace un año se limita el acceso de los “sin papeles” solo en caso de urgencia por enfermedad grave o accidente; la asistencia al embarazo, parto y postparto; a menores de edad; solicitantes de asilo y refugio y víctimas de trata. Unas 873.000 personas quedaron fuera del Sistema.

Para acceder a este seguro los extranjeros deben acreditar un año mínimo de residencia continuada anterior a la fecha de solicitud del convenio, constar empadronados y no tener acceso a un sistema de protección sanitaria pública.

La póliza, según deja claro el Real Decreto, cubre el coste medio real de la atención a una persona en la sanidad pública. Su valor monetario se asemeja a la de los seguros sanitarios privados. En alguno casos, lo rebasa.

“La situación de precariedad de quienes han perdido su trabajo les impide poder pagarse un seguro. Ni siquiera tienen para cubrir las necesidades básicas de alimentación. Al carecer de recursos lo que hacen es resistir hasta que están muy graves. Cuando no pueden más terminan en urgencias”, sostiene Vladimir Paspuel, presidente de la Asociación Rumiñahui. La ecuatoriana Amelia López requiere medicación para controlar su diabetes pero el seguro público no cubre esa partida. “No me sirve de nada. O pago los medicamentos o compro la comida a mis hijos”, se lamenta.

2sep/amodom
eluniverso.com

Facebook Comments