España: Desarticulan narcored dominicana

Trece-detenidos-menores-violenta-latinas_TINIMA20130603_0185_5ESPAÑA.- La Policía desarticuló en Madrid una red liderada por dominicanos que introdujo en España 68 kilos de cocaína pura, procedente de Colombia.

El estupefaciente se ocultaba en las maletas y mochilas que portaban los «correos», «maleteros» o «caminantes», como se autodenominaban ellos en su argot. El equipaje no pasaba los controles de seguridad ni en origen ni en destino gracias a la colaboración de miembros de la red en suramérica y de tres empleados del aeropuerto de Barajas.

En la operación han sido detenidas 18 personas, entre ellas un vigilante de seguridad, otro en excedencia, un electricista y un maletero del aeropuerto madrileño, que estaban compinchados con los narcotraficantes para que los equipajes eludieran el control aduanero.

Planos del aeropuerto y control de cámaras

Además, los agentes se han incautado de 68 kilos de cocaína procedente de distintos países de Sudamérica y de planos de diferentes instalaciones del aeródromo, así como del circuito cerrado de las cámaras de seguridad.

La investigación se inició en octubre de 2012, cuando los agentes tuvieron conocimiento de que un grupo dominicano se dedicaba a introducir cocaína en España mediante «correos» que ocultaban el estupefaciente en su equipaje.

Los agentes averiguaron que la organización captaba en sus actividades a «caminantes», hombres de nacionalidad española o de origen suramericano, para trasladarlos a Colombia, Ecuador y Perú, donde les suministraban la droga que tenían que introducir en España en el viaje de regreso.

Cuando el «caminante» embarcaba en el aeropuerto de origen, la banda enviaba una fotografía del «funcionario» vía whatsApp. De este modo, el equipaje era recogido por un integrante de la red, que se hacían cargo del mismo, sin pasar el control policial. Una vez en Barajas, otro miembro de la organización era avisado por teléfono para hacerse cargo del mismo. Después se lo entregaba al correo, quien cobraba por su tarea.

Los trabajadores de Barajas no se conocían entre ellos y siempres se hacía coincidir la llega del «caminante» se hacía coincidir con el día en el que alguno de ellos estaba trabajando, al igual que ocurría en los aeropuertos de origen.

Durante la investigación, los agentes policiales realizaron cinco registros domiciliarios en Madrid, en Getafe y en las toledanas de Illescas y Yuncos de los cabecillas y principales integrantes de la banda

La investigación ha sido desarrollada por la Sección 3ª y 4ª de la Brigada Central de Estupefacientes de la Udyco Central de la Comisaría General de Policía Judicial, la Udyci de la Comisaría de Las Palmas de Gran Canaria, con la colaboración de la Sección de Apoyo Operativo de la Udyco Central y la comisaría de Barajas.

Facebook Comments