Corridas de toros de El Seibo, única en las Antillas

 

corridas_48

Seibo.- La actual ciudad de El Seibo, fundada en 1512, antaño fue la segunda más importante de la isla después de Santo Domingo. También fue la provincia más extensa y de ella, desmembrada poco a poco, nacieron muchas de las divisiones administrativas actuales de la República Dominicana. Hoy día la ciudad está fuera de las rutas turísticas, pero para quienes disfrutan de lo auténtico y de las viejas tradiciones dominicanas, visitar El Seibo es una bonita experiencia.

Su iglesia colonial es una de los hermosos de la isla, edificada en 1755 y de estilo dieciochesco andaluz, destaca por la elegancia y la solidez de sus formas. Las casas antiguas que la rodean, muchas de ellas aun de madera y auténticamente caribeñas merecen la pena visitarlas, pues nos transportan a tiempos pasados cargados de historia y de recuerdos.

Recuerdos plasmados en viejos monumentos, como el de la batalla de Palo Hincado, que se encuentra muy cerca de la iglesia conmemorando el acontecimiento que acabó con la dominación francesa de esta parte de la isla.

Otro lugar que resulta sumamente agradable visitar es el río Seibo, padre y madre de la ciudad asentada a sus orillas. Sus riberas cuentan con hermosos rincones donde pasear y para quienes gusten de ello aprovechar para darse un baño en sus aguas limpias y transparentes.

Corrida de toros

Pero si de tradiciones hablamos la más interesante es la de las corridas de toros, las únicas que se celebran en las Antillas y que tienen la excelente característica de ser incruentas. Se celebran a principios del mes de mayo como parte de sus fiestas patronales.

Durante las corridas seibanas no se mata a los animales, limitándose a torearlos hasta que se cansan, momento en el que se encierra el animal de turno y se saca otro a la plaza, haciendo las delicias de todos los asistentes, o sea, del pueblo en pleno. Asistiendo a las fiestas se disfruta de la vista de los hermosos caballos seibanos, engalanados muchos de ellos para la ocasión y montados por los orgullosos ganaderos de la zona.

 

 

Adolfo López
Consultor ambiental

accessdr.com

Facebook Comments