ESPAÑA: Entidades cristianas denuncian ingresos en los CIE de inmigrantes arraigados

NAC76-BARCELONA-30-04-2012-Ima_54287272353_51351706917_600_226

  • Ausencia de información e intérpretes, duchas sin agua caliente y trato degradante, entre las quejas de los internos

Barcelona. (16 abr EFE).- La Plataforma de Entidades Cristianas con los Inmigrantes ha denunciado este lunes el ingreso de personas inmigradas con arraigo social acreditado, incluso con hijos españoles, en el CIE de Barcelona y la criminalización que sufren estas personas sin tener ni condenas ni antecedentes penales.

La plataforma, integrada por 25 asociaciones religiosas, presentará esta tarde su primer informe sobre la situación del Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de la Zona Franca de Barcelona, en el que relata algunas de las 220 visitas y algunos de los 55 internos que ha tratado en el último año.

El jesuita, educador social y coordinador de los voluntarios del CIE de Barcelona, Joaquim Pons, ha explicado a Efe que la primera dificultad que tienen en su trabajo de asistencia a los internos es que no les dejan acceder como entidad social y deben pedir visita como si se tratara de familiares o amigos de los internos. «Esto dificulta mucho nuestra labor porque lo hemos de hacer mediante el turno de visita, y nuestros voluntarios tienen que hablar con los internos a través de mamparas e intercomunicadores», ha explicado Pons. «Cuando acabamos una visita, tenemos que volver a pedir turno con nombre y apellido y pedir una nueva visita», ha dicho el jesuita, que tiene un equipo de 12 voluntarios, entre abogados y mediadores.

Uno de los problemas que han detectado las entidades cristianas es que se ingresa a personas con arraigo social acreditado, incluso con hijos nacidos en España. «Primero actúan y luego piensan sobre cuál es la situación de la persona», se ha quejado Pons, que defiende que «el ingreso en el CIE debería ser la última opción». La labor del grupo que coordina el jesuita, que trabaja en la parroquia de la Virgen de Bellvitge y en la Fundació La Vinya, es ayudar a los inmigrantes «que no saben por qué están allí si no han cometido ningún delito».

 

Facebook Comments