Establecen el Salto de Jimenoa como monumento nacional

Jarabacoa, RD.– Con el propósito de conservar los paisajes naturales, como es la caída de agua del río Jimenoa, fue establecido como un monumento natural el Salto de Jimenoa para preservar su nombre en idioma taíno.

Junto a los saltitos menores que le siguen y que se desarrollan en su cuenca media, así como los bosques latifoliados y mixtos (hojas anchas y coníferas) que circundan su entorno, más los espacios vecinos de la cuenca media-alta del río Camú, donde se conservan excelentes muestras del bosque latifoliado húmedo.

Ese ambiente es aprovechado para el desarrollo de las diferentes modalidades del turismo de naturaleza: ecoturismo, senderismo, cabalgatas, baños y observatorios de aves, orquídeas y paisajes de montañas.

Belleza natural

Esta área protegida será debidamente habilitada, dentro de las normas establecidas para la Categoría III de la Unión Mundial para la Naturaleza, para aprovechar inteligentemente la gama infinitas de servicios ambientales, recreativos y educativos que se conjugan o asocian a la benignidad del clima tan singular de esta zona geográfica del país y la diversidad florística que atesora.

Los límites de esta área protegida están comprendido entre la Reserva Ébano Verde, en Altos de Masipedro, Arroyo El Guayabo, Paso Bajito, El Guayabo, El Cacao Ojo de Agua, entre otros.

Estos límites encierran una superficie de 17.43 kilómetros cuadrados. La base topográfica fue tomada de las Hojas Topográficas 1:50,000 del Instituto Geográfico Universitario, 1967 y el Dato Horizontal del North American Datum.

De interés turístico

Al Salto, con una caída 40 metros (por la llamada ruta 2) se accesa caminando a través de un sendero que lo recorren por su orilla y por puentes colgantes que lo cruzan.

Antes de acceder a él existe un área de aparcamiento para todo vehículo, luego pasas por el punto de control donde se paga una pequeña suma para la admisión.

No se debe llevar radio o música con alto volumen que perturbe la paz de ese espacio natural. Por los puentes deben desplazarse sólo 4 personas a la vez como medida de seguridad y no se deben hacer movimientos bruscos, ni arrojar desperdicios.

Cuando se llega al final del sendero el visitante se encontrará de frente con la cascada que lo recibirá con sus largos y espumantes brazos mientras se disfruta de su verde-azuloso regazo.

En esa piscina natural no está permitido nadar debido a que con el paso de los huracanes se ha hecho más profunda y por ende más riesgosa, sin embargo, existe otra piscina natural más abajo de esa, la cual es apta para todos.

No existe una ruta de transporte hasta allá, por lo tanto debe llegar en su propio vehículo o contratar un motoconcho (están apostados en la carretera, antes de desviarse hacia el Salto) o en excursiones que se realizan en motos desde Jarabacoa.

Sin importar el medio que elija para llegar, es seguro que disfrutará del encanto de esta ciudad y de sus atractivos.
http://lanaciondominicana.com

Facebook Comments