Expulsan a un condenado por maltrato que alegaba arraigo familiar

El hombre fue condenado en octubre de 2010 por dos delitos de violencia de género, uno de lesiones y otro de amenazas, contra su mujer.
El Tribunal Superior de Justicia de Cantabria (TSJC) ha rechazado el recurso de un inmigrante condenado por malos tratos a su mujer que pedía que no se le expulsara del país alegando arraigo familiar, porque su esposa y sus dos hijos menores de edad viven en España.

La Sala de lo Contencioso Administrativo del TSJ cántabro resuelve un recurso presentado por el afectado contra un auto de un juzgado de Santander que le denegó suspender su expulsión del país tras ser condenado.
Según explica la sentencia, el hombre fue condenado en octubre de 2010 por dos delitos de violencia de género, uno de lesiones y otro de amenazas, contra su mujer.
La condena conllevaba la expulsión del país y el hombre recurrió para que se suspendiera esa decisión. Para ello, alegaba razones de arraigo familiar, porque su mujer y sus dos hijos residen en España.
Sin embargo, el TSJC no acoge este argumento y cuestiona que el acusado recurra a él cuando su condena es precisamente por violencia de género contra su mujer y el vínculo familiar se ha roto.
La sentencia recalca que no se ha acreditado que se haya retomado la convivencia de la pareja, ni que el procesado tenga atribuida la custodia de sus hijos o «cuando menos» un régimen de visitas.
Y además, subraya que tampoco consta que el hombre contribuya al sustento de los niños, «con lo que queda completamente desdibujado el arraigo familiar» que podría justificar suspender su orden de expulsión.
Facebook Comments