Extranjeros con dos años en el Ejército obtendrán nacionalidad española: Gobierno

La entrada de extranjeros en los ejércitos se reguló en 2002, en un momento en el que se necesitaban nuevos reclutas. Desde entonces, ciudadanos de 18 países de América Latina y Guinea Ecuatorial han participado de forma activa en las Fuerzas Armadas, incluyendo las misiones internacionales.

Lo último, anunciado ayer en la primera comparecencia del ministro Pedro Morenés en el Congreso ha sido que se revisará «el despliegue geográfico» de los ejércitos, esto es, el número de bases, lo que unido a la reestructuración del Ministerio, a la reducción de capacidades militares y a la evaluación de las misiones internacionales, las medidas ya fijadas, supondrá un profundo cambio en las Fuerzas Armadas.

Entre los pocos anuncios concretos que hizo estuvo que se concederá de forma automática la nacionalidad española a aquellos extranjeros que estén al menos dos años en las Fuerzas Armadas y deseen obtenerla.

Con ello, Morenés cumple con una promesa electoral del PP, que llevó en su programa para el 20-N la concesión de la nacionalidad mediante carta de naturaleza, de tal manera que los militares se ahorrarán el proceso que tiene que seguir el resto de inmigrantes y que se suele demorar entre dos y tres años y lograrán la nacionalidad española mediante un decreto del Gobierno.

Además, en la pequeña revolución de las Fuerzas Armadas que Pedro Morenés está diseñando como consecuencia de lo que ayer calificó como un «presupuesto exigente en extremo» y es comúnmente conocido como fuertes recortes, quedarán pocos ámbitos de la defensa nacional incólumes.

El cierre de bases militares ha sido una constante en los recortes en Defensa en otros países y, en casos como el de Alemania, ha afectado a decenas de ellas.

Ha ido siempre unida a una reducción del número de efectivos de los ejércitos, una opción que también se baraja en España, pero que hasta ahora no ha sido tratada por Morenés.

«Es preferible tener lo necesario al 100% de operatividad que lo deseable al 50%», dijo ayer el ministro, dejando claro que Defensa está en fase de restar. «He pedido a los altos cargos un ejercicio de realismo», continuó, para lograr unas Fuerzas Armadas «a un coste asumible y compatible con la situación económica».

De: Revista Toumai

Facebook Comments