Gadafi derrocado por la revolución tras 42 años en el poder

A los 27 años, derrocó pacíficamente al rey Idriss, el 1 de septiembre de 1969.

Trípoli. – Muamar Gadafi, cuya muerte fue anunciada el jueves por las nuevas autoridades libias, gobernó durante casi 42 años su país con mano de hierro.

Pero ocho meses de revuelta constante ayudada por una intervención de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) lo condujeron a huir en agosto tras la toma de la capital Trípoli por el Consejo Nacional de Transición (CNT), informó AFP.

Con 69 años, Gadafi, el más antiguo dirigente árabe y africano, estuvo lanzando hasta último momento llamamientos a «la resistencia» contra los «cruzados» occidentales.

Llamaba también a la victoria sobre los «insurgentes», ligados, según él, a Al Qaida y a quienes calificaba de «ratas».

Fueron estos insurgentes, convertidos en amos y señores de Libia, los que anunciaron el jueves su muerte en Sirte, su región natal, asediada desde hacía varias semanas.

Nacido, según su propia leyenda, en una tienda beduina en el desierto de Sirte el 7 de junio de 1942, Muamar Gadafi, hijo de pastor, recibió una educación religiosa estricta y entró al ejército en 1965.

A los 27 años, derrocó pacíficamente al rey Idriss, el 1 de septiembre de 1969.

En 1977, proclamó la «Jamahiriya», «Estado de masas» que gobierna por medio de comités populares electos. En su «Libro Verde», preconizó una democracia directa, que conjugaba el socialismo y el pensamiento islámico.

Para dirigir este inmenso país petrolero, a donde llegaron a trabajar centenares de miles de africanos, Gadafi mostró rápidamente un estilo imprevisible, con algunos comportamientos que molestaron a sus aliados y allegados, y luciendo trajes típicos o uniformes militares.

Le gustaba recibir bajo su tienda, rodeado de mujeres soldadas llamadas sus «amazonas», y se alimentaba de manera frugal, en especial con leche de camella.

Acusado de «terrorismo», se convirtió en enemigo de los occidentales. Trípoli fue bombardeada por Estados Unidos en abril de 1986.

Libia será en varias ocasiones objeto de embargos, luego de los atentados contra un avión estadounidense en Lockerbie, Escocia (270 muertos en 1988) y un avión francés en Níger (170 muertos en 1989), en los que Trípoli reconoció su responsabilidad, pagando indemnizaciones a las familias de las víctimas.

Gadafi fue elegido para presidir la Unión Africana -de la que fue inspirador- a inicios de 2009, y permaneció en el cargo durante un año. Se sintió sin embargo decepcionado por su pares árabes, a los que acusó de «feriar a Palestina».

En 2003, anunció el desmantelamiento de sus programas secretos de armas de destrucción masiva.

Fue recibido con pompa en París y en Roma, ex potencia colonial, tras haber liberado a las enfermeras búlgaras acusadas de haber propagado el Sida.

Todo cambió el 15 de febrero de 2011 con la insurrección, la toma de Bengasi por los rebeldes del Consejo Nacional de Transición (CNT) y la intervención de la OTAN, autorizada por la ONU el 17 de marzo.

La Corte Penal Internacional (CPI) había lanzado contra Gadafi, su hijo Saif al Islam y su cuñado Abdallah al Senusi una orden de captura por «crímenes contra la humanidad».

Facebook Comments