¿Habrá Siempre Corrupción?

Por Olga Capellán.-

Dado el caso que en los últimos años se ha puesto de moda la palabra corrupción, y se dan sobre todo a través de aquellos que manejan los asuntos de envergaduras en el quehacer político y manejo de los asuntos públicos del Estado y más aún en los países de los llamados en vía de desarrollo o Tercermundista que son lo más vulnerables en tal sentido y se produce mayormente debido a la debilidad de caracteres de las personas que la practican.
La corrupción es el abuso de poder encomendado para beneficio propio y que perjudica a todos aquellos cuya vida, sustento o felicidad dependen de la honradez de quienes ocupan un puesto de autoridad en el tren gubernamental o a nivel privado.

La corrupción no es una práctica nueva, sino que desde los tiempos antiguos se llevan a cabo actos de tal naturaleza y en cualquier país aunque la practiquen pocos nos afectas a todos los ciudadanos que los habitamos, quienes somos realmente los que pagamos las consecuencias de la mala práctica.
La corrupción no viene sola, sino acompañada del tráfico de influencia y nadie está exento a ser víctima de la corrupción y según indica el informe del año 2011 de Transparencia Internacional más de dos tercios de los 183 países y territorios clasificados obtuvieron una puntuación por debajo a 5, donde cero es “sumamente corrupto” y 10 es “muy transparente”, esta misma organización hace algún tiempo que viene denunciado este flagelo, pero muy pocos son las naciones que han mejorados en tal sentido.

En algunos casos, la corrupción puede generar consecuencias desastrosas y según la revista Time, esta viene de mano de la negligencia, ya que existen así pequeños y grandes corruptos y puso como ejemplo la elevada cifra de muertos en el pasado y gigantesco terremoto que azotó a la República de Haití en el año 2010, que de acuerdo a lo expuesto por dicho medio de comunicación, para construir edificaciones casi nunca se recurre a ingenieros profesionales, sino que mediante el soborno a inspectores del gobierno quienes dan el visto bueno sin tomar en cuenta los resultados fatales que conllevan estos hechos, como de hecho lo fue.
La corrupción es un mal que no tiene cura, ya que la misma es producto de que muchas personas ponen en primer lugar sus propios intereses por encima del bienestar de la mayoría o el bienestar nacional.

Los religiosos dicen que la misma se debe a la influencia del mundo malvado en que vivimos actualmente o más bien la influencia del demonio y además que nuestro se caracteriza por la codicia y el egoísmo, personas llevadas por la ambición se vuelven ávidas de poder y cultivan un intenso deseo de tener más dinero y más bienes de los que realmente necesitan, aunque para ello tengan que recurrir a métodos pocos decorosos.
¿Permanecerá o desaparecerá la corrupción? Como dijimos anteriormente, la corrupción viene desde los tiempos antiguos; algo así como desde la vieja roma y otras dinastías de la antigüedad, la que ha permanecido hasta la fecha, siendo esta una práctica muy difícil de erradicar, pero al mismo tiempo la existencia de la justicia debe ponerse en acción para evitar el mal uso de los bienes y asuntos públicos en caso de malversación del patrimonio Estatal o privado.

Una persona corrupta no debe ocupar puesto de gran relevancia en la administración pública para así poder evitar el tráfico de influencia y para que los recursos del Estado sean manejados con exactitud sin que estos puedan ser desviados a través de canales oscuros. Lamentablemente la corrupción está conferida a seguir existiendo mientras existan personas de caracteres débiles y ambiciosas que solo piensan en su propio bienestar.
No existe ningún país libre de corrupción, porque como dijimos anteriormente existen pequeños y grandes corruptos, pero lo único importante en la historia de estos es que los casos conocidos son o deben ser llevados por ante los tribunales de justicia donde sean sometidos y condenados con penas de cárcel y/o devolución de los bienes sustraídos, con la excepción, naturalmente que estos casos solo se llevan a cabo en las naciones donde existe una verdadera democracia organizada y conducidos por personas adecuadas, de lo contrario la corrupción permanecerá para siempre.

Facebook Comments