Incidencia de los derechos humanos en la labor policial

Incidencia de los derechos humanos en la labor policial

Por LIC. EROGUE ROSARIO FORTUNA,

Mayor-Abogado, P.N.

Email: erofort@hotmail.com

De conformidad con el art 7 de la constitución, La República Dominicana es un Estado Social y Democrático de Derechos fundado en el respeto de dignidad humana, que para garantizar su seguridad ciudadana tiene conformado un cuerpo de agentes policiales, cuya función es de conformidad con el artículo 2 de la ley institucional de la Policía es proteger la vida, la integridad, la seguridad de las personas, garantizar el libre ejercicio de los derechos y libertades, prevenir el delito y preservar el orden público y social en el cumplimiento de sus funciones.

La labor policial abarca más que la mera tarea de hacer cumplir la ley… La labor policial abarca la prevención y detección del delito, el mantenimiento del orden público y la prestación de asistencia a la población. Se cree que estas tres funciones garantizan conjuntamente la seguridad de las personas que viven en el territorio del Estado. Para garantizar la seguridad, la policía puede restringir legítimamente los derechos de las personas, lo que recibe el nombre de obligaciones negativas del Estado; pero la policía también tiene la obligación positiva de contribuir a crear un entorno en el que las personas se sientan libres y seguras y lo sean. Los agentes de policía también tienen derecho a beneficiarse de esta obligación positiva del Estado; ellos tienen derecho al ejercicio de los mismos derechos que las demás personas.

De ahí, la necesidad que estos tengan garantizado el respeto a sus Derechos Humanos, para que puedan garantizarle los derechos humanos a los demás

Las fuerzas de seguridad deben no solamente recibir mensajes e instrucciones claras en el sentido de que los comportamientos contrarios a los derechos humanos no van a ser tolerados; sino que necesitan también recibir formación adecuada sobre dónde están los límites de sus actuaciones y sobre los valores y principios que deben inspirarlas.

Una capacitación eficaz de la policía en derechos humanos es un elemento indispensable de los esfuerzos mundiales por promover y proteger los derechos humanos en todos los países. Para proteger los derechos humanos, la policía debe, en primer lugar, conocerlos y comprenderlos, ya que un quebrantamiento de los derechos humanos por un policía supone un fracaso de toda la organización policial.Deben entender que las normas internacionales de derechos humanos relacionadas con su trabajo se elaboraron para ofrecerles una valiosísima orientación en el desempeño de sus funciones fundamentales en una sociedad democrática. A lo largo de todas las sesiones de capacitación es importante destacar que el conocimiento de los derechos humanos es un requisito profesional

Fundamental para todo el personal que trabaja en organismos modernos de aplicación de la ley. Después de todo, el propósito central de la labor policial es la aplicación de la ley y no hay ley de Mayor rango que la de derechos humanos.

Hay quienes piensan que los derechos humanos son un obstáculo para la labor de las fuerzas de seguridad y que es «normal» que éstas se «salten un poco» las normas para llevar a cabo su tarea de forma eficaz. Con ello se justificaría un uso excesivo de la fuerza para controlar una manifestación o para detener a una persona o que se utilice presión física o psicológica para obtener información de las personas detenidas.

Sin embargo, cuando el encargado de hacer cumplir la ley se convierte en el infractor de la ley, el resultado es un ataque a la dignidad humana, a la propia ley y a todas las instituciones de la autoridad pública.

Las consecuencias de las violaciones de derechos humanos cometidas por quienes deben vigilar el cumplimiento de la ley son múltiples y contribuyen a dificultar su tarea:

· Deterioran la confianza del público;

· Obstaculizan la labor eficaz de la justicia;

· Aíslan a la policía de la comunidad;

· Hacen que los culpables queden libres y los inocentes sean castigados;

· Niegan justicia a la víctima del delito por su sufrimiento;

· Fuerzan a los organismos policiales a ser reactivos más que preventivos en su planteamiento de la delincuencia;

· Aumenta la mala reputación de los agentes y las instituciones de la autoridad pública; y

· Agravan el desorden público.

Las consecuencias de que la población pueda observar que los agentes

Policiales respetan, promueven y defienden los derechos humanos son, entre otras, que:

· La confianza del público aumenta y se fomenta la cooperación de la comunidad;

· Los agentes de policía son considerados parte de la comunidad y encargados de una valiosa función social; aumenta la confianza en el sistema;

· Se da ejemplo a otras personas de la sociedad en el respeto de la ley;

· Los agentes de policía pueden estar más cerca de la comunidad y por tanto en condiciones de impedir y resolver delitos mediante una labor policial activa.

Estos Funcionarios Encargados de Hacer Cumplir la ley están comprometidos a desarrollar sus responsabilidades en estricto apego a los principios de respeto a los Derechos Humanos durante la investigación externa, pero también a los interno de ésta.

PENSAMIENTO
· «No es la cima de la destreza lograr cien victorias en cien batallas. La cima de la destreza consiste en someter al enemigo sin combatir”

Sun-Tzu.

Facebook Comments