Inmigrantes se van a los alrededores de Madrid

Madrid, España. La dura vida en Madrid ha obligado a muchos inmigrantes a desplazarse hacia los pueblos de los alrededores de la capital española. Cuando comenzó el boom de la inmigración en la región (hacia el año 2000), la mayoría de extranjeros eligió la capital como su lugar de residencia, frente a una minoría que se decantaba por los municipios de la periferia. Ahora, más de una década después, se ha invertido la tendencia: por primera vez, hay más inmigrantes empadronados en los municipios periféricos (corona metropolitana y localidades situadas fuera de la M-50) que en la capital.
Concretamente, el 48,03% de los foráneos residentes en la comunidad viven en la ciudad de Madrid (502.957 personas); frente al 51,97% censados más allá de las fronteras de la capital (544.216 ciudadanos), según el Informe de Población Extranjera de la Comunidad, con datos de enero de 2012. El año pasado, la proporción era de 50,5% en la capital y 49,5% en el exterior.
La propia Consejería de Asuntos Sociales habla de este fenómeno como «trasvase de población inmigrante desde la capital a otros municipios de la región». El motivo de esta mudanza es triple: principalmente, buscan localidades más pequeñas para encontrar trabajo fácilmente, pero también se trasladan en busca de entornos donde sea más sencillo integrarse y donde la vivienda es más barata.

Facebook Comments