Interior limitará la labor de los policías en los Centros de Internamiento de Extranjeros a tareas de seguridad

Propone una «huella genética» para identificar a los autores de abusos sexuales y delitos más graves

MADRID, 31 Ene. (EUROPA PRESS)

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha anunciado en su primera comparecencia ante el Congreso de los Diputados su intención de limitar la actuación policial en los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE) a tareas de vigilancia, dejando la atención de los internos a «otro personal especializado», medida que recogerá en el reglamento de regulación de estas instalaciones, cuya elaboración está pendiente desde el año 2010.

Según ha explicado, su objetivo es «definir un modelo de gestión en que la Policía cumpla las tareas que le corresponden: la seguridad» de los CIE, mientras que «las que no se circunscriban» a esta misión sean «asumidas por otro personal especializado».

Para el titular de Interior, «es preciso revisar el planteamiento de los CIE y su gestión», lo que se acometerá mediante la elaboración de un reglamento que rija «el régimen de organización y funcionamiento» y que permita «incorporar mejoras en línea con las recomendaciones del Defensor del Pueblo», y en concreto, de las elevadas tras la visita que la Institución realizó a mediados de enero al CIE de Zona Franca de Barcelona.

«La necesidad en España de revisar los centros de extranjeros es una obviedad que comparto porque las personas inmigrantes, por el hecho de serlo, no son delincuentes, sino personas como nosotros dotadas de la misma dignidad, de iguales derechos y de las mismas obligaciones», ha señalado.

Así, ha puesto como ejemplo de necesidad de cambio «de cierto calado» a los CIE de Málaga y Algeciras, que la cartera de Interior va a abordar, según ha precisado.

El ministro ha explicado ante la Comisión de Interior que en la actualidad existen 12 centros en España, seis en la Península y otros tantos en las Islas, con un total de 4.116 plazas que han registrado una ocupación media del 67,39 por ciento, «dos tercios de su capacidad».

Según ha dicho, la estancia media por interno se estima en 18,21 días, frente al máximo de 60 que la ley permite retener a un extranjero en un CIE en espera de expulsión. Además, ha destacado que «si bien el número de expulsiones no cualificadas ha disminuido, el de cualificadas ha aumentado de forma evidente», pasando del 57% en 2009 al 80% el pasado año.

«Esto significa que buen numero de los internos han cometido delitos lo que confiere rasgos de especial complejidad a la gestión de los CIE», ha añadido. Con todo, ha señalado que los indicadores en España están «muy por debajo de la media de los países de la UE».

Facebook Comments