Isla Catalina, un paraíso natural digno de frecuentar

Sus aguas. Guardan restos de artillería de antiguos naufragios coloniales.

Un lugar que une la belleza de su playa y su entorno, con paisajes difíciles de describir es Isla Catalina.

 

Este paraíso natural es un excelente lugar para realizar deportes acuáticos ya que posee  zonas coralinas donde puedes conocer la belleza marina a través de la práctica de snorkeling y buceo.

La playa completa hasta el muro, es un espectáculo único revestido de corales y fauna, un lugar  que te apasionará y disfrutarás de principio a fin de tu excursión.

La belleza natural de esta pequeña isla es única. Se caracteriza por las azules aguas transparentes  que la rodean,  donde viven distintas especies de aves y peces.

Punto turístico.  La isla Catalina, también conocida por los indígenas locales como Toeya,  está deshabitada y es un popular destino turístico  que frecuentan algunos cruceros del Caribe.

¿Dónde se encuentra?  La isla tiene una superficie aproximada de 9 km2 (900 hectáreas) y está ubicada cerca de La Romana, en el sureste de República Dominicana.

Tiene forma de un triángulo ligeramente irregular y está separada de tierra firme por un canal bien profundo de dos kilómetros de ancho.

 

Isla Catalina (llamada también por los indígenas locales como Toeya) es una isla que se encuentra en el mar Caribe a sólo unos kilómetros al sureste de la nuestra isla cerca de las provincias de La Romana y La Altagracia (a la que pertenece).

Posee una superficie aproximada de 9,6 kilómetros cuadrados y está deshabitada. La isla integra en trío de islas adyacentes del sureste del país junto a la Saona y la Catalinita.

Posee diversas bellezas naturales, y en las aguas que la rodean viven distintas especies de aves y peces. La isla fue bautizada así por el navegante Cristóbal Colón en su viaje por el área en mayo de 1494.

Recientemente Frederick Hanselmann, investigador arqueológico de la Universidad de Indiana y tras el aviso del descubrimiento hecho por unos buceadores en un torno de la Isla Catalina encontraron lo que se cree que son los restos del barco francés Cara Merchant, el que asaltó el capitán Kidd con un cargamento de oro. Luego de estudios, Hanselmann confirmó, en principio que se trataba de algo históricamente valioso y que parecían los restos del barco Cara Merchant, la madera era del tipo Terca, con que se fabricaban los barcos de la época.

La Universidad de Indiana en su boletín sobre el hallazgo, sostiene que estas noticias llegan meses después del descubrimiento inesperado de madera teca en el sitio del naufragio del capitán Kidd, un descubrimiento que arqueólogos de IU dicen que confirma que esos sean los restos del Cara Merchant, el buque al mando de capitán William Kidd y luego abandonado por el mismo en 1699.

Mediante orden gubernamental, fue declarada área protegida mediante el Decreto 305-95, incluido en el Decreto 233-96, cuyo contenido fue ratificado en la Ley General 64-00 del 18 de agosto del 2000. La protección incluye la Isla Catalina y la franja marina que la rodea, que se extiende desde la línea de costa hasta 500 metros mar adentro. Este polígono encierra un área de 22 km2.
Esta área cuenta con un administrador y dos guardaparques para efectuar el programa de control y vigilancia.

Esta isla es un verdadero paraíso para aquellos que disfrutan el sello distintivo del trópico, kilómetros de playa de arena blanca, aguas cristalinas y cocoteros. Bajos acantilados, relieve plano y superficie rocosa son algunas de las características que identifican este entorno natural.

La ausencia de agua dulce, la poca precipitación y la salinidad del mar moldean la vegetación de la Isla Catalina, convirtiéndola en un bosque seco. Plantas como el almácigo, cayuco, uvero y quiebra hacha son algunas de las variedades de árboles existentes. En la zona costera, las uvas de playa y el mangle enmarcan este diminuto lugar.
Aunque el atractivo turístico de la Isla Catalina son sus playas, tambien es un refugio de la biodiversidad donde numerosas aves y pequeños mamíferos habitan este lugar. Entre Junio a Octubre, vienen a anidar a estas playas Tortugas Carey. “El solo verlas salir de la arena en dirección al mar hace que mi trabajo realmente valga la pena”, asi se expresa uno de los guardaparques”.

Para los amantes del buceo, la gran variedad de peces y arrecifes de coral ofrecen un espectáculo visual incomparable, además clar, del ahora museo submarino de barcos piratas como el Cara Merchant!

Para los que gustan de las actividades al aire libre, explorar por los diferentes senderos de la isla puede ser una opción.

En esta parte del país, el turísmo y el ecosistema conviven de manera armoniosa. El turísta local y extranjero que visita Isla Catalina esta consciente, disfruta de la playa pero respeta el entorno natural. No existe hoteles para alojamiento, pero si cuenta con facilidades para ofrecer alimentación, bebidas refrescantes variadas y comodidades para disfrutar la isla todo el dia.

 

La zona

La isla  cuenta con un administrador y dos guardaparques para  el programa de control y vigilancia. Tres boleterías se encuentran en La Romana (Club de Pesca y Caza y en los muelles de Casa Puerto Rico y la Marina de Guerra), desde donde se embarca la mayor parte de las personas hacia la isla; además de una boletería móvil en la isla. Es bueno señalar que la isla Catalina es un Parque Natural protegido, desconocido todavía para muchos dominicanos y algunas empresas que mueven turismo interno y externo, lo que la hace más atractiva a la hora de pasar algunas horas de descanso y relax con familiares y amigos.

Facilidades. En la isla Catalina existen amplias facilidades para una estadía en contacto con la naturaleza, como infraestructuras para alimentación y servicio de baño, pero no de alojamiento.

Es bueno aclarar que los huéspedes en cruceros y de hoteles suelen ser los mayores visitantes a la isla. Aunque hace más de tres años el turismo interno se ha incrementado, sobre todo los fines de semana, cuando diversas agencias de viajes y de tour internos la están ofertando  a través de planes todo incluido.

Como llegar

Este refugio de forma casi triangular puede ser accesible a traves del mar en Catamarán y/o otros tipos de embarcaciones que zarpan desde La Romana, provincia de muchos recursos turísticos. El recorrido es de unos 2 km, cuya duración es de aproximadamentea entre 20 a 30 minutos.

27 sep/amodom/ con informacion de HOY DIGITAL
Facebook Comments