Jóvenes españoles emigran hacia Alemania

Buscan oportunidades en el motor de europea

BERLIN.– No hacen falta números ni estadísticas para darse cuenta del fenómeno. Es suficiente con entrar en los bares de los barrios de Kreuzberg, Friedrichshain y Neukölln, los más poblados por los jóvenes en Berlín. El español se convirtió aquí casi en un segundo idioma. Al andar por las calles del barrio de Mitte se descubren tiendas de diseñadores catalanes y restaurantes de tapas. Los españoles están en aumento en la capital alemana.

Los números más recientes no hacen más que confirmar las primeras impresiones. Miles de jóvenes llegan desde España para escaparse de la crisis.

Sus historias son distintas. Algunos tenían amigos que les hablaron de las oportunidades en la locomotora económica europea. Otros encontraron trabajo antes de mudarse. Algunos decidieron ir sin más, a buscarse la vida, y si el trabajo no aparece siempre se pueden pedir las generosas ayudas sociales. Las cifras de la Oficina Federal de Estadísticas de Alemania (INE) muestran cómo se incrementó la inmigración como consecuencia de la crisis de las deudas soberanas, a medida que la potente y hasta ahora resistente economía alemana atrae a ciudadanos de países europeos afectados.

El número de inmigrantes procedentes de España entre enero y junio de este año aumentó un 49% con respecto al mismo período de 2010. Ya 2400 españoles hicieron las valijas este año para mudarse a Alemania.

«Es impresionante ver el fuerte aumento de la inmigración procedente de países de la Unión Europea particularmente afectados por las crisis financiera y de deuda», señaló la INE en un comunicado.

Alemania salió de la debacle financiera de 2008-2009 más rápido que otros países del bloque europeo. «Y estamos más fuertes que cuando entramos», según las palabras que suele repetir la canciller alemana, Angela Merkel.

La economía alemana creció alrededor del 3% este año gracias a un auge del consumo interno y la fuerte demanda de las exportaciones. Los economistas calculan, sin embargo, que los efectos de la frágil situación económica europea se empezarán a percibir también aquí, y el año próximo el PBI alemán crecerá sólo 0,2%, según datos del Instituto de Investigación Económica (IFO). Aun así, el dato es positivo si se considera que la eurozona seguramente caerá en recesión.

No son sólo los españoles. También es llamativo el número de inmigrantes procedentes de Grecia, que aumentó hasta el 84%, hasta alcanzar las 4100 personas, de acuerdo con los datos de la oficina de estadística con sede en Wiesbaden (Oeste).

Hasta junio, junto con el incremento de la llegada de trabajadores de España y Grecia, el INE constató un claro aumento de ciudadanos procedentes de Polonia, Hungría, Eslovaquia, Bulgaria y Rumania por la supresión de las limitaciones a la libre circulación dentro de la UE. En promedio, el ascenso fue de un 30%.

Alemania vive además lo que el gobierno describe como «el milagro del empleo», con una tasa de desocupación inferior al 7%. Por otra parte, el mercado laboral español registra una tasa de desempleo del 22%, la mayor entre los países de la eurozona (peor que el 17% de Grecia).

Los expertos alemanes calculan que el flujo de emigrantes seguirá en aumento, entre otros factores debido a las campañas apoyadas por el gobierno alemán para atraer jóvenes calificados de toda Europa y hacer frente a la falta de personal especializado, sobre todo en el sector médico y de ingeniería. Distintos analistas calculan que Alemania necesita 100.000 inmigrantes calificados al año.

la nacion

Facebook Comments