Kelvin se queda sin medalla

Con la miel en los labios. José Kelvin de la Nieve se quedó sin el premio de una medalla en el Campeonato del Mundo de boxeo aficionado (olímpico) que se está celebrando en Bakú (Azerbaiyán). El púgil onubense cayó ayer derrotado frente al ruso David Ayrapetyan por 15-8 en un combate, correspondiente a los cuartos de final de la categoría de 49 kilos, que se le puso muy cuesta arriba desde el principio. No obstante el sinsabor de la derrota queda menguado con la enorme alegría de su clasificación para los Juegos Olímpicos de Londres 2012, lograda en la jornada anterior.

«No ha podido ser», explica el boxeador nacido en la República Dominicana pero afincado en Huelva desde pequeño. «Sabía que Ayrapetyan era un rival muy complicado y no he llegado al Mundial al cien por cien de mis facultades físicas porque este año ha sido muy complicado por las lesiones. He salido algo precavido y con las facultades un poco mermadas tras el duro combate del martes [se refiere a su triunfo frente al italiano Álex Ferramosca] y los problemas que he tenido que pasar para dar el peso», agrega.

El primer asalto, que terminó 4-1 para el ruso, fue decisivo. «Creo que la puntuación fue algo excesiva porque ambos estábamos en una distancia defensiva en la que se marcaban pocos puntos. Es verdad que él propuso algo más en ataque, pero pienso que no tanto como para lograr esa diferencia de puntos que, a la postre, ha sido decisiva porque en el segundo asalto he tenido que arriesgar un poco más y él aprovechó mis fallos para ampliar su ventaja», indica. El segundo asalto acabó 5-3 (9-4 en el total) «y en el tercero ya he podido hacer poco -terminó 6-4 para Ayrapetyan-. En fin, ha sido una lástima porque de haber ganado me habría asegurado, al menos, la medalla de bronce, pero no ha podido ser».

El ruso ya fue su verdugo en el Mundial de hace dos años en Milán (Italia). «No he podido sacarme la espina. Es un gran boxeador y yo no he estado en plenitud de facultades», explica.

De la Nieve, que tenía previsto regresar a España el próximo domingo, va a intentar adelantar el viaje de regreso. En breve se tomará unas merecidísimas vacaciones.

«Aún estoy un poco triste por la derrota pero, pensándolo fríamente, debo de estar satisfecho. He logrado mi principal objetivo, que era clasificarme por segunda vez para unos Juegos Olímpicos. Para no venir al cien por cien acabar quinto en el Mundial tampoco está mal. Ahora voy a descansar unos días y luego me centraré en la preparación de Londres 2012.

Facebook Comments