La entrada de ropa usada a la Republica Dominicana

Por. Tirso Rafael Castillo María.  

t.irsorafael@hotmail.com

 

 

La Dirección de Aduana y Salud pública deben actuar con mensura y ecuanimidad en el bien de la comunidad dominicana nacional e internacional en la aplicación de la 458.

San Juan PR.- La ley 458 cuando fue creada en el 1973 tenía un fin y propósito claro, proteger los ciudadanos de enfermedades infectocontagiosas que podían ser adquirida de vestimenta usada que venían del extranjero; para dicha fecha existían innumerables enfermedades y crecían los temores en la nación dominicana que se desatara un problema sanitario incontrolable, ante tales expectativas, el desconocimiento técnico científico, y el posible uso de fondo no presupuestado para estos fines, pues el estado procedió a tratar de cortar el problema de una forma sencilla y rápida haciendo uso; de una solitud que la sociedad médica dominicana la cual le había cursado haciéndole dicha petición, no habiendo norma o procedimiento para reglamentar esta situación “ el ingreso de ropa usada a la RD”; se procedió a la elaboración una ley que reglamentara dicha problemática “ la ley 458”.

 

Ahora bien habría que pensar si quienes sometieron dicha ley o los legisladores que trabajaron dicho proyecto de ley pensaron en la repercusión de la misma a largo plazo, definitivamente que tenemos que concluir que no, después de 39 años de aprobada la ley 458 lo más saludable para la nación es que esta sea revisada y a su vez adecuada a la necesidades actuales de la sociedad dominicana y el mundo, solo se hablado y traído a la atención el tema de la ropa usada y no se ha explicado que es una situación un poco compleja, compleja  porque realmente la situación de la ropa usada viene hacer una válvula de escape a la presión económica en que vive una gran proporción de la sociedad que tiene un poder adquisitivo bajo, esta gran proporción de la sociedad en la mayoría de los casos es ayudada por familiares desde el extranjero con el envío precisamente de ropa usada, la mayor parte  de esta ropa usada proviene de los mismos familiares, parientes o amigos de la familia; entonces es imposible que la autoridades  correspondiente pretendan dar igual trato y rigurosidad que la importadora de ropa usada “ un lucrativo negocio para un sector económico poderoso del país”.    

 

Debe buscarse puntos de coincidencia y equilibrio en la aplicación de la ley 458, porque no es igual la importación de ropa usada para fines de negocio a gran escala;  y el envío  de ropa usada para los familiares, son dos situaciones totalmente diferente aunque envuelve el asunto de la ropa usada,  no podemos dejar de reconocer que son muchas las familias que se benefician con él envió de la ropa usada, sabemos que esta ropa  que no son utilizada en el núcleo familiar pues son negociadas, lo que también le permiten obtener un ingreso y alivio económico, el sector industrial y el negocio de ropa nueva sea pronunciado en favor de dicha medida, pero son los mismos sectores que controlan la economía del país que están en competencia  queriendo tomar como escusa el uso de la ropa usada;  lo que resulta que hoy existen dos sectores de importadores de ropa “ el sector de la ropa nueva y el otro de la ropa usada” y  además del sector industrial, a todo esta situación los únicos perjudicados son los menos pudientes que tienen que bailar la música que los poderosos le convenga tocar para ellos llenarse los bolsillos acosta del pueblo.   

 

Es de conocimiento público que a la fecha no existe un informe de Salud Pública y Aduana, que pueda establecer en qué medida la importación de ropa usada ha perjudicado la salud de los dominicanos; es necesario que las autoridades implementen un modo o forma de supervisión o descontaminación de la importadora de ropa usada, he de conocimiento público que la ropa usada sean convertido en un negocio informal del cual viven y es el sustento de muchas familias, no debe el estado dominicano prestarse o ponerse al servicio de los poderoso económico que cada días desean continuar avasallando a nuestra población empobrecida, el gobierno no debiera alterar esta forma de vida de una gran parte de la población dominicana; sabemos y estamos consiente el estado no importando el partido que esté en el gobierno, no puede abandonar su responsabilidad de ser un fiel guardián de la salud pública del pueblo dominicano.

 

 La prohibición del ingreso de la paca de ropa usada que son enviada por familiares, parientes y amigos no representan un alto riesgo de transmisión de enfermedades;  porque  su procedencia es conocida y en los casos contrarios son llevadas a lavanderías para su descontaminación ante ser envidas a la Republica Dominicana, este un escenario familiar, social y económico muy diferente a lo que son las importadoras de ropa usada para fines de negocio, sabemos y para nadie es un secreto que estas importadoras mueven alrededor de RD$1,100 millones pesos anuales en este lucrativo negocio de la ropa usada.

 

Medidas de control Aduanal y Sanitaria   

 

He necesario que las nuevas autoridades de Aduana y Salud Publica realicen una revisión de la cita ley 458,  de igual manera el Senado y la cámara de diputados deben proponerse la revisión y estudio de la ley 458 (Aprobada hace  ya39 años);para así implementar los cambios que fueren necesarios para armonizarla y este acorde a las necesidades de la sociedad dominicana nacional e internacional, hay que preservar y cuidar que las familias de escasos recursos pueden continuar recibiendo la ropa usada de sus familiares, porque esto le representa un alivio económico significativo, en cuanto a las importadoras de ropa usada las autoridades responsables Aduana y Salud publica deben buscar una forma que permita la descontaminación y el control de la misma, el estado debe buscar la forma de permitir que estas importadoras continúen funcionando porque representan plazas de trabajos y a su vez mueven  millones de pesos diarios , además vienen aliviar los bolsillos de las clase media que es la más necesitadas de la nación.

Facebook Comments