La Junta Central Electoral y la Democracia del Consenso

DOCTOR WILLIANS DE JESUS SALVADOR

Willians De Jesús Salvador

 

Actualmente se debate la selección de los nuevos miembros de las altas cortes para constituir el Tribunal Superior Electoral, la Junta Central Electoral y la Cámara de Cuentas de la República Dominicana, somos de opinión que estos órganos deben ser fruto del consenso de todas las fuerzas políticas y la sociedad civil.

El Partido Revolucionario Moderno y aliados se han sustraído de este proceso y ese es un grave error, deben participar y solicitar tener presencia en todas las altas cortes, así como en la JCE y la Cámara de Cuentas. Los partidos políticos y la sociedad civil tienen suficientes profesionales capacitados y éticos que pueden realizar las tareas de «oxigenación» que requiere la democracia dominicana en las actuales circunstancias.

La tendencia global es impulsar la democracia de consenso, la cual se puede definir como ideal para la gobernanza por crear un clima de paz social, que es imprescindible para unir a todos los sectores de la vida nacional en la solución de los grandes problemas nacionales.

«La democracia de consenso está ilustrada en la práctica de algunos países de Europa Occidental, como son los casos de Suiza o Bélgica, en los cuales el consenso es una parte integral de la cultura política, sobre todo con el propósito de prevenir la preponderancia de un grupo ligüístico o cultural en el proceso político de la nación.»  Patterns of Democracy: Government Forms & Performance in Thirty-six Countries; por Arend Lijphart. (New Haven: Yale University Press, 1999). ISBN 0-300-07893-5

En el congreso de Diálogo de Religiones  Mundiales en Chicago en 1993, el teólogo y filosofo suizo, Hans Kung, quien expresó:” La ética decide sobre la sobrevivencia de una sociedad civilizada. La democracia requiere de un cierto consenso ético para que las posiciones polarizadas, que en la sociedad es un fenómeno natural, encuentren un denominador ético común. El dogmatismo y fanatismo impiden tal consenso”.

Razonando los fundamentos del consenso en el quehacer  político en el marco de una democracia ejemplar, gobierno y oposición deben compartir las responsabilidades del fortalecimiento del Sistema Democrático, y este a su vez sea el reflejo de grandes acuerdos políticos, me llegan a la memoria los acuerdos a que llegaban el Dr. Peña Gómez y el Dr. Balaguer, que aun existiendo un abismo ideológico en sus posiciones políticas, se ponían de acuerdo en lo fundamental,  el país siempre estuvo por encima de los intereses particulares y gregarios de dichos líderes.

Asistí a final de la década del 80 en Lisboa a una conferencia  del  ex presidente Mario Sanginette, quien expresó sobre el futuro de la democracia global: “En el ejercicio del poder, la incorporación de los contrarios y las voces más representativas de los ciudadanos sin partidos, es la mayor garantía de una democracia sin máculas, y esto hace de la democracia el sistema más perfecto.» Agregamos, esta es la garantía de que los gobiernos cimentados sobre estas bases se convierten en  referentes democráticos para todas las naciones del mundo.

A mediado de este año la Fundación Justicia y Transparencia (FJT) favoreció la integración de las altas cortes y otros órganos constitucionales (Tribunal Superior Electoral, Junta Central Electoral y Cámara de Cuentas), de manera equilibrada con la participación de todos los sectores, incluyendo los políticos y a la sociedad civil.

La organización cívica la Fundación Justicia y Transparencia (FJT) dijo por voz de su presidente Trajano Potentini: Estar confiada en que se logrará despejar las diferencias partidarias, dando lugar a un consenso para conformar los órganos constitucionales, al tiempo de sugerir como posibles nombres a tomar en consideración, del Partido Revolucionario Moderno (PRM), los juristas Franklin García Fermín, José Ernesto Marte Piantini, Enrique García, Antoliano Peralta;  del Partido Revolucionario Dominicano (PRD), Eduardo Jorge Prats, Salim Ibarra, del Partido Reformista Social Cristiano (PRSC);  Polibio Rivas, a Yocasta Guzmán funcionaria gubernamental para la Cámara de Cuentas. También ciudadanos y sociedad civil como, Servio Tulio Castaños Guzmán, Carlos Salcedo, Henri Mejía, José Miguel Minier, Román Jaquez y la participación activa

de iglesias católicas y evangélicas, el CONEP, ANJE, FINJUS, ADOCCO y participación ciudadana (PC), entre otros tantos sectores representativos de la sociedad. http://eldia.com.do/justicia-y-transparencia-favorece-integracion-equilibrada-de-altas-cortes/

Agregamos a este listado por el PRM al Dr. Amaury Justo Duarte, académico, escritor, historiador, políglota y un hombre de seriedad probada. El Dr. Ysócrates Andrés Peña Reyes por Consejo Regional de Desarrollo (CRD) quien ha demostrado compromiso social y vocación democrática, para la JCE,  y el Dr. Enmanuel Castillo Director del Periódico La Información por la Sociedad Civil para la JCE, quien tiene una sólida  formación profesional y experiencia una vida al servicio de la democracia haciendo grandes aportes ejerciendo un periodismo ético  y ni hablar de sus aportes intelectuales en el debate nacional).

Los reflectores nacionales están sobre el tribunal comicial (JCE) existe la aspiración nacional de que sea transparente, neutro, creíble, honorable y que la fuerza mayoritaria de legisladores oficialistas, actúe con «altas miras» y den paso al consenso de partidos políticos e instituciones de la sociedad civil, personalidades independientes honorables y capaces.

El presidente Danilo Medina es el líder del partido en el poder (PLD), los legisladores de su partido responden al unísono a sus directrices, y la sociedad en una franja muy amplia le aprecia como un hombre prudente, inteligente y un político con una gran experiencia articulando el consenso como arte imprescindible de la gobernabilidad, somos de opinión que tiene el reto de orientar a la bancada del Senado para que la  elección de los integrantes de la Junta Central Electoral (JCE) sea un ejercicio democrático donde todos los sectores se sientan representados. Es preferible que el presidente de la JCE sea apartidista, aunque el resto del pleno sea formado por integrantes de los partidos políticos que deben tener a lo interno quienes velen por sus intereses.

Facebook Comments