LA LETANIA MÉDICA ANUAL

Roberto Geronimo, presidente Cooperativa Medicos Dominicanos en España

Roberto Geronimo, presidente Cooperativa Medicos Dominicanos en España

Roberto Gerónimo
Presidente Cooperativa Médicos Dominicanos en España

En estos días inician las peripecias y letanía por la atraviesan todos los años un grupo reducido, mas sin embargo de gran servicio a la sociedad dominicana; en los pasillos del CMD (Colegio Medico Dominicano) y los recintos concurridos por médicos en nuestra Republica Dominicana, se escuchan las lamentaciones y expresiones de injusticia sobre el concurso de residencias médicas, por la nebulosa y oscura manera en que esto se maneja.
Sintetizando el desarrollo para obtener una plaza para especializarse y así seguir creciendo a nivel profesional. Pasan por formaciones de filas interminables acompañado de grandes dificultades para poder depositar los documentos requeridos en el MISPAS para el concurso.

Luego deben pagar entre 10,000 y 15,000 en dos hospitales de MISPAS y uno del IDSS, para poder concursar por una plaza donde no tienen garantía de obtenerla, y en caso de no conseguir la anhelada especialidad, se pierde el dinero depositado.
Nos preguntamos porque esta medida absurda que saca de manera dolosa, y deshonrosa el dinero nuestro colegas médicos se sigue realizando, si se debe aprobar un examen para poder optar por su preparación en ese hospital docente. No sería más sencillo, permitirle examinarse primero y que luego por orden numérico de aprobación vayan seleccionando el hospital donde deseen realizar su especialidad?, y de esta manera facilitar el acceso de manera organizada, clara y evaluando la capacidad de cada uno, y sobre todo sin generar gastos.

Ese examen a realizar cuenta con 100 preguntas, donde cada respuesta válida vale un punto, estas preguntas tiene unas respuestas absolutas, sin dejar espacio a la duda razonable que generalmente rigen la medicina, y a sabiendas que en medicina nada es absoluto. Porque lo deciden los evaluadores. Por otro lado a pesar de la simplicidad con la que se coordinan todo lo relacionado con el examen, para obtener los resultados debes de ir a la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), a ver si has aprobado o no, plasmado en una hoja papel pegado en un muro en un área específica, lo cual nos parece un total desastre, ya que el médico que ha optado examinarse debe desplazarse de donde se encuentre, generalmente en un pueblo para poder saber su resultado, encontrándonos en tiempo donde la tecnología está en cualquier rincón del país y contando la institución que realiza la prueba, con una plataforma digital la cual pueden utilizar para colgar las respuestas correctas y cada quien saque su propia calificación desde donde se encuentre. Todavía hay mas, no se permiten revisiones y los años que los han permitido, debes de perder todo el día en ello, porque convocan de manera anárquica todo el que lo desee, en un día especifico, por lo cual el calificador puede hasta jugar con las notas, validando respuestas sin transparencia alguna.

A todo esto se le añade una entrevista clínica, de la especialidad que optan, o mejor dicho la mal llamada entrevista, ya que es un examen verbal, que incluye hasta preguntas personales del entrevistado, sintiéndose un todo poderoso, dando esto lugar a clientelismo y apadrinamiento gremial.
Hasta el momento el colegio médico nunca se ha pronunciado al respecto sobre esto, en este año eleccionario sugerimos a los posibles candidatos a incluir dentro de sus propuestas el mejorar la forma de evaluarlos; esperamos que esto no continúe, por ser un método vetusto, y antipedagógico.

Facebook Comments