La reelección presidencial en la Constitución vigente, Referendo y Plebiscito

1261_586633684710343_1783177896_nPor Robert Ramos Peralta

El autor es Abogado y Dirigente Medio del PLD en Barcelona, España

(Dedicado con cariño a los compañeros del PLD que andan escribiendo y hablando sin conocimiento de causa)

En nuestra historia democrática reciente, es decir de la muerte de Trujillo para acá, hemos tenido y adoptado diferentes modelos en cuanto a reelección presidencial se refiere. El primer modelo es el de la prohibición total y absoluta, que fue el que hizo aprobar ese demócrata a carta cabal que se llamó Don Juan Bosch, quien no obstante haber ganado unas elecciones por amplia mayoría, promovió desde el poder la aprobación de una Constitución que prohibía tajantemente la reelección del Presidente de la República.

El segundo modelo que hemos tenido es el continuista de Joaquín Balaguer, quien muy al contrario a lo que hizo el Prof. Bosch, promovió la aprobación de una Constitución que planteaba la reelección indefinida. El tercer modelo vino de la mano de la crisis post electoral de 1994, aprobado en la reforma votada el 14 de agosto de ese año y que planteaba que un Presidente en ejercicio no podía ser elegido para el periodo constitucional siguiente.

El cuarto modelo fue una consecuencia de los afanes continuistas de Hipólito Mejía, quien en julio de 2002 cambió las reglas del juego marcadas en la Constitución del 94 e hizo votar una nueva reforma constitucional con el único propósito de beneficiarse a sí mismo y tratar de repostularse desde el poder, según la cual el Presidente podía optar por un segundo periodo constitucional consecutivo, no pudiendo postularse jamás al mismo cargo (modelo norteamericano). Cabe recordar que para esto compró a diez legisladores del PLD, los cuales fueron expulsados deshonrosamente; en la actualidad algunos han regresado al redil peledeísta, hay uno que es Senador y otro que es Diputado.

El modelo actual es una vuelta al del 94, en la que el legislador constituyente es aún mucho más tajante al afirmar que el Presidente de la República será elegido cada cuatro años por voto directo y NO PODRÁ ser electo para el período constitucional siguiente.

No obstante a que el actual marco constitucional vigente prohíbe de forma clara y precisa la reelección presidencial, algunos compañeros, quizás de manera bien intencionada, pero con un olímpico desconocimiento de la Constitución de la República, andan opinado y tratando de traer por los pelos las figuras del Referendo y del Plebiscito en ella contenida.

Ahora bien, ¿qué planeta exactamente nuestra Carta Magna sobre estos instrumentos de la democracia participativa? El tema es abordado en seis (6) artículos, a saber: el 22, 203, 208, 209, 210 y 272. En el art. 22 se refiere al derecho que tienen los ciudadanos a decidir sobre los asuntos que se les propongan mediante Referendo. En el 203 se habla del Referendo y del Plebiscito como mecanismos directos de participación Local o Municipal y manda a la Ley Orgánica de Administración Local a establecer los ámbitos, requisitos y condiciones para su ejercicio.

El art. 208 manda que es un derecho y un deber ciudadano ejercer el sufragio y participar en Referendos. En el 209 se establece que no podrán coincidir las elecciones de autoridades con la celebración de Referendo. El 210 dispone que el Referendo estará regulado por una ley que requerirá ser votada por una mayoría calificada y que el mismo no podrá tratar sobre aprobación ni revocación de mandato de ninguna autoridad electa o designada.

Finalmente el tema es tratado por el art. 272 el cual se refiere a la reforma de la Constitución y se plantea que cuando esta verse sobre determinados temas como son los derechos y garantías fundamentales, el régimen de nacionalidad, el ordenamiento territorial, etc. requerirá de la ratificación de la mayoría de los ciudadanos y ciudadanas con derecho electoral, en Referendo Aprobatorio, requiriendo para su aprobación de más de la mitad de los votos sufragantes y que el numero de estos exceda el 30 por ciento de los inscritos en el padrón electoral.

Por lo que acabamos de explicar queda claro que la reelección presidencial está terminantemente prohibida y que a la luz de la actual Constitución no existe la más mínima posibilidad de someter este tema a ningún tipo de Referendo o Plebiscito. Por lo que, por un lado, ayudemos a trabajar a nuestro Presidente Danilo Medina y por el otro fajémonos desde ahora a preparar un buen candidato para retener el ejercicio del Poder en las próximas elecciones de 2016 y seguir llevando a nuestro país hacia su definitivo despegue en lo social, educativo y económico.

Facebook Comments