La revisión del contrato Barrick ya depende de Danilo

Escrito por: Osiris de León (osirisdeleon@gmail.com)

Desde el año 2009, cuando fuimos formalmente consultados por la Comisión Especial de la Cámara de Diputados que conocía la enmienda al Contrato Especial de Arrendamiento de los Derechos Mineros de Pueblo Viejo, hemos dicho y escrito que con la modificación del Art. 8 del Contrato originalmente firmado en el año 2001, el pueblo dominicano fue despojado de los beneficios que obtendría por esa explotación de oro, plata, cobre y zinc.

Durante los últimos tres años, diferentes sectores de la vida nacional, así como la comunidad dominicana residente en New York, han estado reclamando incansablemente la revisión de ese Contrato que en el año 2009 fue modificado, firmado y promovido por el entonces presidente Leonel Fernández, quien al modificar el Art. 8 del Contrato original transfiere a la empresa minera Barrick Gold miles de millones de dólares de beneficios que le corresponden de manera legítima a todos los dominicanos, y eso es inaceptable, y al mismo tiempo judicialmente sancionable.

Afortunadamente los grandes esfuerzos en favor de la revisión del contrato minero de la Barrick Gold han producido sus frutos, y ya el presidente de la Cámara de Diputados, el presidente de la Comisión de Energía y Minas de esa Cámara, la mayoría de los Diputados; muchos Senadores, el Ministro Administrativo de la Presidencia, el presidente de la Federación Dominicana de Municipios, todas las autoridades de la provincia Sánchez Ramírez, incluyendo el Senador, los Diputados, la Gobernadora, y el Alcalde y los concejales; gran parte de la prensa independiente, respetados comunicadores, economistas, líderes transportistas e importantes líderes políticos nacionales y regionales, se han pronunciado públicamente en favor de la revisión de este Contrato para que el 50% de los beneficios quede en manos del pueblo dominicano.

Desde la intensa lucha del año 2009 en favor de la preservación de la calidad del agua de los Haitises, en el país no se había producido otra concertación de tantas fuerzas sociales y políticas en favor de una justa causa en beneficio del pueblo dominicano, y si el presidente Danilo Medina ha dicho que recibió un maletín lleno de facturas pendientes de pagar, y ha pedido a su gabinete económico colocar mil millones de dólares en bonos para cubrir el faltante presupuestario del año 2013, la respuesta financiera está en la revisión del contrato

minero mediante el cual Leonel Fernández transfirió a la Barrick Gold los beneficios que le corresponden a los dominicanos.

Si el Contrato se revisa para reponerle al pueblo dominicano los beneficios que le corresponden en base al Contrato original, el país recibiría durante los próximos 4 años alrededor de 3,500 millones de dólares para obras sociales; y que no digan los embajadores, ni los empresarios santiagueros, ni los dueños de la Barrick, que eso atenta contra la seguridad jurídica, porque la seguridad jurídica es un camino bi direccional que debe proteger por igual al sector privado y al sector público.

Dejemos de llamar seguridad jurídica al supuesto derecho que cree tener una parte del sector privado para estafar al Estado Dominicano con la complicidad de mercaderes de la política y rufianes de la administración pública.

En la Rep. Dominicana todos los empresarios tienen seguridad jurídica garantizada, y el único que no tiene seguridad jurídica garantizada es el pueblo dominicano.

Barrick Gold sabe bien que tiene el deber y la obligación de acogerse al Contrato minero que le compró voluntariamente a la Placer Dome en el año 2005, pues lo compró, sin que nadie se lo ofertara, por entender que era un lucrativo negocio aurífero en ascenso, y desde el momento de la compra del Contrato original, hasta el presente, el precio del oro se ha multiplicado por tres, y las reservas de oro han subido un 25%, lo que implica que una mina que en el año 2005 estaba valorada en 12,000 millones de dólares, hoy vale 52,000 millones de dólares, pero Barrick quiere quedarse con todos los beneficios excedentes, y dejarnos cuentos, miseria y contaminación ambiental.

Si el presidente Danilo Medina sólo esperaba el respaldo de los legisladores y del pueblo dominicano para proceder a convocar amigablemente a los ejecutivos de la Barrick Gold, ya tiene ese respaldo irrestricto, lo que implica que ahora la decisión de convocar a la revisión está en manos de él, y aunque se rumora que la Barrick estaría desarrollando una intensa campaña soterrada para neutralizar medios de prensa, legisladores, dirigentes políticos, funcionarios y voces de prestigio y credibilidad, todos estamos claros de que si el Contrato no es revisado, todas las culpas recaerían exclusivamente sobre el presidente Medina, y eso no le conviene.

El pueblo de Cotuí no debe seguir viviendo como un pobre mendigo que se muere de hambre sentado sobre una inmensa piedra de oro y plata, sabiendo que muere lentamente tomando agua contaminada por la acidez extrema y por la presencia de metales pesados propios de las zonas sulfurosas desnudadas por la minería a cielo abierto sin controles ambientales.

No estamos en contra de la explotación minera, ni en contra de la empresa minera Barrick Gold, pero estamos a favor de que el 50% de los beneficios del oro, la plata, el cobre y el zinc sirvan para que el gobierno mejore las condiciones de vida del pueblo dominicano.

La revisión del contrato Barrick ahora depende de Danilo.

Facebook Comments