La situación de los inmigrantes que llegan a España ha empeorado en 2013

image_content_medium_1320530_20131217113947Ep.  Madrid.

Red Acoge alerta de que la situación de los migrantes que llegan a España ha empeorado en este año, al tiempo que lamenta la pérdida de derechos de este colectivo y las trabas que, a su juicio, se están llevando a cabo desde el Estado para la limitación del derecho a inmigrar, con motivo del Día Internacional de la Población Migrante, que se celebra este 18 de diciembre. Según la ONG, la actual situación de crisis económica está suponiendo un recorte de derechos para la población en general aunque en el caso de los grupos tradicionalmente más vulnerables «se están viendo perjudicados de manera más dramática».

De este modo, alerta de que la consecuencia de ciertas medidas está abocando a miles de personas a la exclusión social, no sólo a aquellas que se encuentren en situación administrativa irregular, sino también a quienes, a pesar de contar con una dilatada trayectoria de migración y por tanto de integración en España, sufren los efectos de la crisis económica y devienen en situación irregular. Así, Red Acoge denuncia que en 2013 se ha continuado estigmatizando a este colectivo y distinguiendo a la ciudadanía en categorías desiguales según el acceso a los derechos, lo que «ha redundado en un aumento de la brecha de la desigualdad, del racismo y la intolerancia».

En concreto, la ONG hace hincapié en aspectos como la exclusión sanitaria, los Centros de Internamientos de Inmigrantes (CIE), el recrudecimiento de las instalaciones fronterizas, y la denegación y demora en la concesión de asilo. En el caso de la exclusión sanitaria, recuerda que, desde la aprobación del Real Decreto-Ley 16/2012, aquellas personas en situación administrativa irregular se encuentran en un contexto de mayor vulnerabilidad por lo que la ONG afirma que el acceso a la atención sanitaria «nunca debería haber dejado de ser universal y su recuperación resulta fundamental».

La ONG reitera que la aplicación de la ley está ocasionando un retroceso en las políticas de integración y ciudadanía desarrolladas en los últimos años, y, especialmente, del reconocimiento y avance de los derechos sociales de la población inmigrante que se encuentra en España. En el caso de los Centros de Internamientos de Inmigrantes (CIE), asegura que la detención y el ingreso en un CIE deben ser medidas absolutamente excepcionales, que deben adoptarse solo cuando no existan medidas alternativas. Red Acoge denuncia que tiene constancia de que se están internando a personas pertenecientes a grupos vulnerables, como potenciales refugiadas, mujeres víctimas de trata de seres humanos, menores o progenitores con menores españoles a su cargo.

En este sentido, el pasado mes de noviembre hizo llegar un borrador al ministerio de Interior –que trabaja en un nuevo reglamento de funcionamiento de los CIE– el que, entre otros aspectos, pide que se revise el modelo de funcionamiento de los CIE, se garantice los derechos de las personas internadas y se prevengan y aseguren mecanismos frente a agresiones u otros tratos inhumanos o degradantes que se produzcan en el interior de los centros y durante la ejecución de las expulsiones. En cuanto al recrudecimiento de las instalaciones fronterizas, sobre todo tras la decisión de reforzar las vallas de Ceuta y Melilla con la colocación de concertinas como medida disuasoria, Red Acoge muestra su discrepancia con esta medida ya que pueden llegar a poner en riesgo la vida de los inmigrantes.

Por último, sobre la denegación y demora en la concesión de asilo, Red Acoge denuncia que en España no se está respondiendo con la debida diligencia a las solicitudes de asilo de persona que huyen de situaciones en conflicto y lamenta que no se esté haciendo todo lo posible por facilitar la llegada de esa personas, muchas de ellas procedentes de países como Siria, donde se estima que ya hay unos 2,3 millones de personas huidas del país.

 

 

19dic/amodom

larazon.es

Facebook Comments