LilY Florentino: Las mujeres dominicanas que emigramos a Europa estamos estigmatizadas

Por Lily Florentino 
Candidata a diputada por la circunscripción 3 de Ultramar

 

Hace unos días, una ciudadana dominicana que trabaja en el Hotel Plaza de Barcelona, con autorización para salir y lo presenta ante un control policial. La policía, lejos de creerle, porque la ven extranjera, dominicana, primero se burlan de ella diciéndole “tú eres doctora”, para acto seguido decirle que es un animal, una puta.

Las mujeres dominicanas que emigramos a Europa estamos estigmatizadas, tanto en nuestro país, con frases como “quien tiene una mujer en España no tiene nada”, como en los países receptores, que no nos visibilizan en otro roll que no sea el de servir, en oficio doméstico o como prostitutas. Nada más lejos de la realidad está esta concepción, pues si por algo nos caracterizamos las dominicanas es por nuestro espíritu emprendedor y fortaleza para luchar por los objetivos.

De estos hechos podemos colegir dos cuestiones; la primera, que necesitamos un servicio consular de asesoramiento jurídico a los dominicanos que, cuando sienten atropellados sus derechos en el exterior, sientan el amparo de sus consulados y embajadas, que allí donde haya un dominicano sufriendo violencia física o emocional, tengan unas autoridades que les apoye. De hecho, cuando la gente es detenida se les suele explicar que tienen derecho a que se les avise a las autoridades; pero, ¿para qué un dominicano va a hacer uso de ese derecho, si nuestras autoridades no están para asistirlos.?

Una segunda conclusión es que la mujer dominicana merece ser visibilizada en Europa y eso sólo es posible a través de un servicio consular que trabaje en la integración de esas mujeres, potenciándolas como emprendedoras y enalteciendo los miles de mujeres profesionales de origen dominicano con las que cuentan Europa.

Nuestro consulado debe ser una institución que sirva para entender las necesidades de los y las migrantes de Rep. Dominicana, un centro donde no sólo se les proteja de los abusos de las autoridades receptoras, cuando los haya, sino un lugar que sirva de formación y generación de ideas, una cámara de comercio dominicana que suponga el germen de ideas para las emprendedoras dominicanas.

Es esta una de las motivaciones que me impulsaron a presentarme como Diputada de Ultramar, trabajar por la plena integración de los míos y establecer las condiciones para que se establezcan en las sociedades receptoras en igualdad de condiciones que el resto.

 

Facebook Comments