Aragón: Los extranjeros empadronados dispondrán de tarjeta sanitaria

1344365272_059253_1344402254_noticia_normalLa DGA dice que se renovará cada año y beneficiará a «cientos» de inmigrantes. Se requiere seis meses en el padrón y no cobrar más de 6.390 euros anuales

El Departamento de Sanidad del Gobierno de Aragón ha decidido poner en marcha el Programa Aragonés de Protección Social de la Salud Pública, por el que se dotará de una tarjeta sanitaria especial y renovable anualmente a ciudadanos extranjeros que lleven, al menos, seis meses empadronados en la comunidad autónoma de forma ininterrumpida.

La medida, interpretada desde algunos colectivos como una rectificación del departamento, que habría negado en varias ocasiones la exclusión de las personas inmigrantes de la atención sanitaria pública y gratuita, tiene como objetivo, según la Administración «atender a una realidad social existente en nuestra comunidad a través del acceso al sistema sanitario público aragonés de aquellas personas que o no han ostentado o han perdido al condición de asegurado o beneficiario del Sistema Público del Salud y en las que existe una vocacion de residencia en nuestra comunidad».

De este modo, el programa, que se aplicará en las próximas semanas, podría beneficiar a «cientos» de inmigrantes que se han quedado sin tarjeta sanitaria tras perder su trabajo y llevan tiempo empadronados en cualquier ayuntamiento aragonés. «No generarán deuda por la prestación sanitaria recibida con lo referente a la cartera común básica de servicios, por lo que no tendrán que suscribir ningún compromiso de pago», advirtieron desde Sanidad. Sí tendrán que asumir, en cambio, el gasto farmacéutico.

REQUISITOS Además del empadronamiento, las personas que aspiren a beneficiarse de esta medida deberán no tener derecho a la condición de asegurado ni de beneficiario reconocido por el INSS, no tener suscrito un convenio especial para recibir asistencia o no disponer de ingresos, en España o en su país de origen o procedencia, superiores al indicador público de renta de efectos múltiples (IPREM) –6.390 euros anuales–.

La Administración explicó que «es una forma de reconocer el sentimiento de pertenencia y, además, evita que una persona venga aquí, se opere y se vaya».

CHA, por su parte, reprochó que Sanidad «pretende actuar ahora sobre lo que han negado por activa y por pasiva» y pidió que «se deje de parches indignos y dé la tarjeta sanitaria a los inmigrantes excluidos».

AmoDom/ El Periódico de Aragón.

Facebook Comments