Los inmigrantes colapsan el Registro de Parejas de Hecho

El servicio se llena de colas todos los días y ya dan cita para dentro de trece meses.

 

«Te podemos dar cita para septiembre de 2013. ¡De 2013!». Ésta es la advertencia que continuamente realizan los funcionarios cuando alguien quiere inscribirse como pareja de hecho. La lista de espera para inscribirse en el Registro de Parejas de Hecho de la Comunidad de Madrid ya acumula un retraso superior a 14 meses. El proceso se encuentra completamente colapsado, después de que en los últimos meses se haya detectado un aluvión de peticiones por parte de inmigrantes, que han encontrado una nueva vía para nacionalizarse como españoles, con la que hasta hace poco no contaban.

Así lo confirman fuentes de la Consejería de Presidencia de la Comunidad de Madrid, el organismo responsable del único Registro de Parejas de Hecho que hay en toda la región. El número de inscripciones de ciudadanos extracomunitarios ha pasado de representar un 10% del total en 2010, a suponer un 44% en 2011. De las apenas 323 uniones de hecho de inmigrantes con españoles registradas hace dos años, se ha pasado a 1.657 en 2011, lo que supone un aumento del 515%. Las cifras han aumentado, confirman en la Consejería, una vez que cambió la normativa.

Coladero para nacionalizarse

Y es que, el Tribunal Supremo publicó hace ahora dos años una sentencia por la que se aplicaba el régimen de extranjería (esto es, la nacionalización) también en el caso de las parejas de hecho. Hasta entonces, la única posibilidad para acceder a la nacionalidad por unión entre dos personas era la del matrimonio civil, un proceso, por entonces tan prolongado en el tiempo como supone ahora hacerse pareja de hecho. Desde la publicación de esa sentencia, «se ha producido un incremento de solicitudes, principalmente en las uniones formadas por ciudadanos no comunitarios para beneficiar del nuevo régimen de extranjería».

Y los efectos en el Registro de Parejas de Hecho se han dejado notar: el tiempo de espera no para de subir; los indicios de fraude en las uniones parecen estar a la orden del día; y el trabajo en las instalaciones se ha modificado por completo.

El principal problema con el que se encuentra cualquier ciudadano que quiera inscribirse como pareja de hecho es el tiempo que debe esperar hasta formalizar la unión. Y da igual que sea español o inmigrante. «Estamos dando cita para dentro de un año y pico porque los recursos no dan para más», indica uno de los funcionarios que trabajan en el Registro. «Antes, en un mes podías registrarte, pero ahora eso ya es imposible», indica otro.

Precisamente, las parejas de hecho se habían constituido como una vía rápida para quienes no quisieran esperar a casarse. Para los solicitantes, supone toda una sorpresa: «Cuando me han hablado de 2013 pensaba que era una broma», explica Antonio Jesús. «Para esperar tanto,prefiero casarme, porque, al final, el tiempo de espera va a ser el mismo», indica Rebeca al enterarse de los plazos.

Control del fraude

La propia Policía es consciente del problema que se ha generado en torno a las parejas de hecho entre inmigrantes y españoles. Tanto es así, que han instado a los responsables del Registro a llevar a cabo varias medidas de control, para evitar el fraude. Por ejemplo, se realiza un control exhaustivo de todos los expedientes que llegan al Registro por parte de gestorías, abogados o asociaciones de inmigrantes, a instancias de la Comisaría General de Extranjería y Documentación, con la que responsables de la Comunidad han mantenido varias reuniones. Además, se realiza un control de los pasaportes, analizando la fecha de entrada del ciudadano extranjero a España, para verificar si puede tratarse de una unión fraudulenta.

En el propio Registro, el movimiento de abogados que quieren hacer negocio con esta vía de acceso al a nacionalidad es constante. Evelin (nombre ficticio) admite que ha tenido que abonar hasta 100 euros más «si quería que me agilizaran los trámites por parte de los abogados». Algunos funcionarios comentan en privado a ABC que «es una práctica habitual ver cómo estas verdaderas mafias juegan con los inmigrantes».

Más exigencias

Ante la actual situación de colapso que se está produciendo en el Registro, desde la Comunidad de Madrid han puesto en marcha varias medidas para evitar que este tipo de uniones se conviertan en un coladero de inmigrantes. Fuentes de la Consejería de Presidencia indican a ABC que, en la próxima ley que acompañe a los Presupuestos de la Comunidad de 2013, «se podría exigir unperiodo mínimo de empadronamiento en la región previo para acceder al Registro». Hasta ahora, bastaba con que uno de los dos solicitantes estuviera inscrito en algún Padrón Municipal de Madrid.

Además, la Comunidad ha aprobado otras medidas para mitigar el problema. Por una parte, se han acortado los tiempos de inscripción a los 15 minutos por pareja, frente a los 30 minutos de los que se disponía antes; se ha habilitado una nueva sala de inscripciones; y se ha reforzado el sistema informático. Incluso, durante el segundo semestre del año se va a implantar una tasa en el Registro de Uniones de Hecho, «que se cobrará por cada uno a la de las inscripciones básicas, complementarias, cancelaciones y certificados», según comentan fuentes de la Consejería, después de que el Consejo de Gobierno ya anunciara esta tasa a raíz de la modificación de los Presupuestos de 2012 elaborada la pasada semana.

 

  • VIA: ABC    JOSÉ MARÍA CAMAREROfoto: JAIME GARCIA
Facebook Comments