Los super millanarios; Todos los ojos sobre Pujols, Reyes y Fielder

 

Por Paul Hagen / MLB.com

 

Cuando era un jovencito, el presidente de los Bravos, John Schuerholz, acostumbraba a debatir sobre si sería mejor para sus equipos favoritos añadir a un gran bateador o a un pitcher dominante.

«Recuerdo que decía, ‘Willie Mays o Sandy Koufax, ¿con quién te quedas?’ Mickey Mantle u otro jugador», relató Schuerholz.

Es una pregunta muy interesante, con múltiples factores a considerar. El manager de los Azulejos John Farrell, por ejemplo, piensa que eso depende de la liga en que juegues.

«Tener la oportunidad de alargar tu lineup, particularmente en la Liga Americana, donde la ofensiva predomina, altera la forma en que lanzas contra un orden al bate», expresó Farrell.

Agregó Bobby Cox, quien guió a los Bravos a 14 títulos de división consecutivos: «Me parece que, cuando otorgamos grandes contratos… generalmente terminarán en la Liga Americana. Debido a la cantidad de temporadas en esos contratos, existe un puesto seguro como BD. Y es desafortunado que la Liga Nacional pierda a esos peloteros».

Los equipos cubren áreas específicas cuando adquieren a superestrellas, pero el ejecutivo miembro del Salón de la Fama, Pat Gillick, cree que mientras el béisbol evoluciona, lo mismo debe suceder con el enfoque.

«Probablemente me quedaría con un bateador de impacto», señaló Gillick. «Hace uno o dos años, hubiera dicho que prefería quedarme con un pitcher de impacto, pero las cosas han cambiado. Ahora es más difícil encontrar a bateadores de impacto de lo que era hace cinco o seis años. Ya no hay tantos. Entonces, como consecuencia, creo que los equipos van a salir en busca de ofensiva. Si tienes a alguien que pueda proveerte con un buen bate, eso es bien valioso ahora mismo».

Schuerholz piensa diferente.

«Pitcher. Esa ha sido la historia toda mi vida», manifestó. «Comencé mi carrera con los Orioles [y] armamos ese equipo alrededor del pitcheo y habilidad atlética. Ese mismo proceso y filosofía lo adoptamos en Kansas City, con el núcleo de ese club siendo el pitcheo. [En Atlanta] hemos hecho eso. El enfoque de Bobby [Cox] sobre la reconstrucción de esta franquicia incluso antes de que yo llegara aquí era basado en ese talentoso grupo de lanzadores jóvenes, y uno de los primeros movimientos que hice fue adquirir a Greg Maddux, firmándolo como agente libre. El pitcheo es la clave».

Dejemos que el debate continúe. Mientras tanto, echémosle un vistazo a cinco peloteros que cambiaron de equipo en el invierno y deberían impactar en el 2012.

Albert Pujols: Los Angelinos se quedaron con el pez más gordo de la agencia libre durante el receso de temporada y firmaron al dominicano por 10 años y $252 millones.

«Albert lo hace todo. Es un líder. Es un gran jugador a la defensiva. Es el mejor bateador del béisbol», elogió Cox.

El timonel de los Angelinos, Mike Scioscia, dijo que Pujols cambiará la dinámica de todo su lineup.

«Si la percepción es [que] estos muchachos se van a relajar y recibir rectas a placer, están equivocados», le dijo Scioscia al diario Los Angeles Times. «Eso no va a suceder. Pero definitivamente creo que habrá más turnos al bate en los que [los demás bateadores] tendrán un mayor reto del que tendrían si no contáramos con un bateador de la talla de Pujols bateando detrás de ellos en el lineup».

Prince Fielder: Las esperanzas de los Tigres se vinieron abajo en enero cuando el venezolano Víctor Martínez quedó fuera por todo el año tras una operación en la rodilla, pero el optimismo revivió en gran forma cuando Fielder fue firmado por nueve años y $214 millones. Fielder bateará junto al venezolano Miguel Cabrera para darle a los Tigres uno de los mejores dúos de poder en la historia de Grandes Ligas.

«De por sí, los Tigres ya contaban con un buen lineup. Van a extrañar el bate de Víctor Martínez», dijo Farrell. «Pero tener la capacidad de contratar a Prince Fielder, pocos equipos pueden hacer eso. Esos nombres son muy evidentes cuando aparecen en la tarjeta del lineup».

Mat Latos: De todos los jugadores con potencial impacto que cambiaron de equipo para este año, Latos tiene la trayectoria más corta de todos. Pero eso no evitó que el gerente general de los Rojos, Walt Jocketty, cediera a cuatro de sus mejores prospectos a cambio del derecho de 24 años de edad, quien se espera ocupe el segundo puesto en la rotación de Cincinnati detrás del dominicano Johnny Cueto.

«Este muchacho tiene mucho potencial», elogió el manager de los Rojos, Dusty Baker. «Con eso estamos contando. No sólo a corto plazo, sino también a largo plazo».

Gio González: González, por quien los Nacionales enviaron a Oakland a un buen grupo de prospectos, no pudo haberse mostrado más optimista durante su presentación oficial en Washington.

«Con la ofensiva y defensiva que tenemos, vamos a dar guerra por un buen tiempo», declaró González. «Esperamos ganar nuestro primer campeonato y luego tratar de ganar otros dos más mientras yo esté aquí».

Considerando que esta franquicia ha ganado solamente dos juegos de postemporada en su historia, como los Expos de Montreal en 1981, esa es una declaración bastante atrevida. Pero esa meta luce alcanzable cuando cuentas con González y el fenómeno Stephen Strasburg en la parte alta de la rotación.

José Reyes: Con el cañonero Giancarlo Stanton a bordo, los Marlins tomaron un camino un poco diferente para mejorar su lineup al firmar al shortstop dominicano por seis años y $106 millones.

«Lideró la liga en promedio de bateo, puede estafarse bases», destacó Cox. «No deja pasar muchos batazos en las paradas cortas; su energía contagia a todo el equipo. Es un pelotero suelto. Así es como debes jugar este deporte».

 

Facebook Comments